Los agregadores, que son las opciones de pago diferentes a las terminales punto de venta (TPV) que tradicionalmente operan los bancos, han jugado un papel importante para este ecosistema durante la pandemia de Covid-19, ya que además de que cada vez hay más participantes en el mercado, han incrementado las modalidades tanto en su opción física, como digital.

De acuerdo con Héctor Cárdenas, director y co fundador de Conekta y próximo presidente de la Asociación de Agregadores de Medios de Pago (Asamep), durante la pandemia, las ventas en línea han sumado 316,000 millones de pesos, que representó un incremento de casi el 81% respecto al 2019, ello, derivado de que el número de pequeñas y medianas empresas (Pymes) que vende en línea, haya aumentado un 96% el año pasado y por lo tanto, dice, hoy seis de cada 10 negocios de este tipo hacen ventas online.

“No cabe duda que fue la economía digital la que ayudó a las empresas a salir adelante. Tuvimos ahí una gran responsabilidad como organizaciones fintech, tanto del lado de pagos en línea como también los presenciales, todos los que conformamos el lado de los agregadores, y la capacidad de nuestra industria de servir como puente entre los comercios y sus clientes, fue clave para potenciar la economía digital y el éxito de los negocios durante la pandemia”, dice en entrevista.

La Asamep, de la cual Héctor Cardenas asumirá la presidencia a partir del próximo 5 de julio,  la integran los principales agregadores que operan en México como el propio Conekta, PayPal, iZettle, Mercado Pago, Clip, Sr. Pago y Billpocket, entre otros.

Crecimiento exponencial

Tan sólo en la parte física (TPV’s) los agregadores han tenido un crecimiento exponencial en los últimos años. Con base en información del Banco de México (Banxico), de diciembre del 2014 a diciembre del 2020, el número de terminales instaladas por los agregadores o por adquirentes no bancarios, se incrementó 1,572%, tiempo durante el cual, las instaladas por las instituciones de crédito crecieron 80 por ciento.

Así, al cierre del 2020 1.8 millones de TPV eran de agregadores y adquirentes no bancarios, y 1.4 millones de bancos. “57 de cada 100 terminales eran provistas por un agregador o por un adquirente no bancario”, destaca el Banxico.

Para Cárdenas, este crecimiento continuará durante los próximos años. “La pandemia ayudó a que tanto las personas vieran el gran beneficio de poder procesar pagos de manera digital y que es muy conveniente, como también los negocios a subirse al mundo digital del comercio electrónico y de los pagos presenciales, y que hay mucho espacio para la adopción de herramientas digitales y financieras en México”.

Más opciones físicas, pero también digitales

Pero los agregadores no sólo han incrementado la presencia de puntos de pago físicos, al ir mejorando gradualmente sus dispositivos y ofrecer diferentes opciones a los pequeños y medianos negocios, sino que también se han incrementado las alternativas de cobro desde lo digital.

Tal es el caso, explica el director de Conekta, los pagos a través de la lectura de códigos Quick Response (QR), links de pago los cuales se envían vía mensajes de texto, WhatsApp o correo electrónico, los llamados checkouts y los botones de pago, por mencionar sólo algunos.

"Todo esto creo que también nos hace muy importantes como agregadores, contamos con toda la tecnología y la seguridad; si un negocio integra a un agregador, lo que hace es que la integración es en minutos para comercio electrónico, y otorgamos todos loscertificados de seguridad”, enfatiza.

Soluciones integrales y menos costosas

Las opciones que ofrecen los agregadores a las pymes, además de ser más integrales, son menos costosas, ya que mientras con un banco tendrían que pagar por diferentes conceptos, aquí todo va en paquete.

“Como agregadores damos una comisión muy baja para los comercios que necesiten procesar pagos ya sea presencial como en línea, otorgándole todo lo necesario”, apunta.

kg