La Cámara de Diputados inicia el 2015 con el reto de aprobar, ahora sí y a más tardar entre febrero y abril próximos, las reformas a la Constitución -pendientes desde diciembre del 2013, tras el aval de la Cámara de Senadores a la minuta correspondiente- en materia de combate a la corrupción.

Para la oposición del PAN y PRD en San Lázaro, la creación del sistema nacional anticorrupción es el objetivo primordial e irrenunciable.

El proyecto de dictamen a discusión y que plantea cambios a los artículos 28, 41, 73, 74, 79, 109, 113, 114, 116 y 122 de la Constitución, no se pudo aprobar, en comisiones, en la recta final del pasado periodo ordinario de sesiones, ante la inconformidad del PAN y PRD por la propuesta del PRI de crear el sistema nacional de integridad pública, cuyo consejo nacional sería presidido por el presidente de la República e integrado, entre otros servidores públicos, por los gobernadores.

A la fecha, el tema está congelado, aunque existe la promesa por parte de legisladores de las tres principales fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión de retomarlo de inmediato en este mes, luego de que el PRI determinó, a mediados de diciembre pasado, deponer su intento sobre la creación del referido sistema.

Si el gobierno y el PRI están dispuestos a retirar la propuesta de consejo que tenían y a establecer sanciones duras a la gente que le meta mano a los recursos, en mi opinión habría todas las condiciones para poder rápidamente dictaminarlo en estos días y tenerlo listo para que en la primera semana de febrero, iniciando el periodo (ordinario siguiente), se discuta y se apruebe .

Fue la respuesta de Miguel Alonso Raya, coordinador del PRD, cuestionado sobre si existe posibilidad real de concretar la enmienda constitucional, a más tardar en el siguiente y último periodo ordinario de sesiones de la actual Legislatura, en medio de la disputa electoral federal intermedia, que concluirá el primer domingo de junio próximo, para renovar justamente la Cámara de Diputados.

La responsabilidad principal de que la reforma salga, insistió, es fundamentalmente del PRI y del gobierno federal, porque las propuestas del PAN y PRD son totalmente conciliables’’, y de ahí que apeló a la voluntad política’’ de los priístas para concretar el tema.

Creo que deben tomar conciencia que éste es un reclamo social mucho más allá de cualquier partido político, es un reclamo de la sociedad, de hartazgo respecto al asunto de los niveles de corrupción, y deberíamos todos, entre ellos el gobierno y el PRI, aportar para encontrarle la solución real para que funcione, no para que sea una solución que al rato no sirva , concluyó el guanajuatense.

[email protected]