En un poblado de Celaya, Guanajuato, se presentó la ruptura de un ducto de Pemex que ocasionó quemaduras de tercer grado a dos trabajadores municipales, así como a un poblador que se encontraba por la zona, además de otro que se encuentra en calidad de desaparecido.

El incidente se generó por la ruptura de un ducto de gas propano en la comunidad de Moralitos, al sur del municipio, donde se hacían trabajos de limpieza del Río Laja por parte de personal contratado por el municipio.

La presidenta municipal de Celaya, Elvira Paniagua, acompañada por personal de seguridad de Petróleos Mexicanos (Pemex), de la Comisión Nacional del Agua, y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio, explicó que “la contingencia se presentó cuando una de las máquinas que se encontraba realizando limpieza del Río Laja y tuvo contacto con uno de los ductos. Estaban trabajando en esta área tres operadores”.

Agregó que debido a la explosión, personal municipal resultó herido, “así como un pastor que en ese momento se encontraba por la zona, con sus cabras. Un tercer trabajador se encuentra en calidad de desaparecido (...) A todos se les está brindando el apoyo correspondiente”.

Detalló que la situación en la zona se encontraba completamente controlada y que el ducto ya había sido cerrado; sin embargo, de acuerdo con los expertos de Pemex, la flama continuará hasta que se extinga todo el gas que se encuentra en la tubería, lo cual podría tardar horas.