El Instituto Nacional Electoral (INE) fijó en 153 millones de pesos el límite de las aportaciones que cada partido político podrá recibir de sus militantes, en dinero y especie, durante las campañas que inician en abril.

El acuerdo del INE estableció tres bolsas: una de simpatizantes, otra de militantes y otra bolsa de precandidatos y candidatos, por lo que cada partido político puede recaudar hasta 153 millones de pesos de financiamiento privado en el 2015, explicó el consejero Benito Nacif, presidente de la Comisión de Fiscalización.

Por su parte, los precandidatos independientes podrán recibir apoyo ciudadano en el proceso electoral federal 2014-2015 de hasta 112,037 pesos, y 126,003 pesos los candidatos.

Al aprobar el acuerdo, los consejeros electorales establecieron criterios de referencias para establecer límites en las campañas locales, en casos donde no estén contemplados en las legislaciones de cada entidad federativa.

Recordaron que los partidos políticos están obligados a respetar la regla constitucional que establece la prevalencia del financiamiento público sobre el privado; es decir, que el segundo no podrá ser mayor al primero.

En sesión de Consejo General, los integrante del INE discutieron los lineamientos, por lo que se regula el uso de artículos de carácter institucional y promocionales utilitarios, pero el proyecto fue regresado a la Comisión de Fiscalización para ser abordado en una sesión posterior.

Queja contra spot del PRD

El INE ordenó el retiro del spot del PRD denominado: Queremos ser tu voz , en el que se acusa el incumplimiento de compromisos por parte del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y en el que se alude a empresas y personas.

La empresa Teléfonos de México presentó una queja ante una comisión del INE, en la que solicita un proceso especial sancionador en contra del PRD, por el uso indebido de sus marcas, TM y diseño, así como Telmex en el spot del sol azteca, que también ha causado una queja por parte del periodista Joaquín López Dóriga, cuya imagen también aparece en el mismo.

jmonroy@eleconomista.com.mx