En una nueva crítica al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la revista The Economist señaló en su más reciente editorial que la pregunta planteada en la consulta popular que se realizará el próximo 1 de agosto parece que fue elaborada por Cantinflas, ante lo ambiguo y rebuscado de su redacción.

La revista británica consideró que la pregunta para la consulta en la que se decidirá si se enjuiciarán a cinco expresidentes de México por corrupción, "pudo haber sido ideada por Cantinflas, un cómico que convirtió el gusto mexicano por el circunloquio en una forma de arte absurda"; la publicación se refirió una forma de expresión que incluso la Real Academia de la Lengua Española reconoció al adoptar el verbo cantinflear, que significa "hablar de forma disparatada e incongruente, sin decir nada con sustancia".

"El señor López Obrador (o AMLO, para abreviar), siempre ha insistido en que llegó a ser presidente para trazar una línea de lo que él llama 'neoliberal' o gobierno corrupto. A esos cinco presidentes los responsabiliza de diversas formas, por la corrupción, la concentración de la riqueza, el fraude electoral y una fracasada guerra contra las drogas que engendró aún más violencia", dice The Economist en su publicación.

The Economist argumenta que López Obrador "ya no es invencible", luego de los resultados de las elecciones intermedias del pasado 6 de junio, donde el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) perdió la mayoría calificada de la Cámara de Diputados. La revista dice que el mandatario sufre por el mal manejo de la pandemia, la recesión económica, así como "un crimen violento sin cesar". Es por ello que, dijo, para distraer la atención de las fallas políticas "el presidente necesita todos los espectáculos de teatro político que pueda reunir".

Cabe recordar que la pregunta propuesta inicialmente por el gobierno federal para realizar esta consulta era:

¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?

En octubre de 2020, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional esta consulta propuesta por López Obrador, al contar con el aval de seis votos a favor y cinco en contra.

La SCJN resolvió que la petición de López Obrador no restringe derechos humanos ni atenta contra el debido proceso, como sostenía la iniciativa a debate, elaborada por uno de sus miembros. Por contra, hace más incluyente y efectiva la democracia, dijo en ese entonces el presidente del máximo tribunal, Arturo Zaldívar.

Sin embargo, los magistrados acordaron reformular la pregunta que se presentará a los ciudadanos.

La pregunta que se planteará en la boleta el próximo 1 de agosto es:

"¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminando a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?"

Para la realización de esta consulta, el Instituto Nacional Electoral (INE) destinó cerca de 522 millones de pesos, que fueron reunidos gracias a medidas de austeridad, ante la negativa de dotarlos de recursos para ese ejercicio.

Inicialmente el instituto pretendía instalar alrededor de 104,000 mesas de recepción de votos, pero debido a las restricciones presupuestales solo se instalarán 57,000 con tres funcionarios electorales.

El INE instalará 57,124 mesas receptoras que serán operadas por 286,380 funcionarias y funcionarios, para recibir la opinión de 93 millones 489,989 ciudadanas y ciudadanos en la Lista Nominal, con derecho a participar en la consulta popular.

Esta es la segunda ocasión en este año que esta publicación inglesa critica la gestión de López Obrador. Cabe recordar que en mayo, The Economist dedicó su portada y un artículo en el que se refiere a López Obrador como "falso mesías" y que representa un riesgo para la democracia en México.

En la portada aparecía una imagen de López Obrador acompañado de elementos del Ejército e imágenes alusivas a las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La publicación del semanario, unos días antes de la jornada electoral del 6 de junio de 2021, aducía que el mandatario, si bien no comparte todas las características propias de un líder autoritario en América Latina, "es un peligro para la democracia mexicana".

kg