Los homicidios en México aumentaron el año pasado a un nivel no visto desde las peores épocas del combate al narcotráfico.

Datos de las autoridades divulgados el viernes revelan que en todo el país fueron asesinadas 20,789 personas, un incremento de 22% respecto al año anterior, y una cifra solo superada en el 2011 y el 2012 que supusieron el pico de violencia desde que se lanzó un combate frontal contra los carteles de las drogas.

NOTICIA: Alta tasa de homicidios con arma de fuego, reportan

Estas estadísticas rompen la tendencia a la baja registrada desde el inicio de la presidencia de Enrique Peña Nieto y suponen una señal de alarma sobre todo en algunos estados donde el incremento ha sido espectacular como Colima, en el Pacífico, donde los homicidios dolosos crecieron 259% o Veracruz, donde se multiplicaron por dos.

El analista Alejandro Hope dice que el incremento registrado en el 2016 es el más alto desde el 2010, cuando los homicidios llegaron a elevarse 28%, aunque el número neto más alto de asesinados llegó en el 2011 con 22,852 muertos.

NOTICIA: De $2.1 billones, el impacto por la violencia

Los motivos, según Hope, pueden ser varios: un efecto de la fragmentación de los cárteles, la reactivación de los conflictos entre el Cártel de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, que cada vez está más fuerte o el hecho de que en 12 estados hubo cambio de gobierno.

En los periodos de transición queda un periodo de vacío de poder, explica el experto, "donde los jefes de policía salientes ya no son creíbles para los delincuentes, ya no pueden hacer compromisos con ellos y no están (operativos todavía) los nuevos para hacer algún tipo de arreglo" con ellos.

abr