El Tribunal Electoral ordenó al IFE investigar la eventual responsabilidad de permisionarios de radio y televisión que transmitieron entrevistas a los candidatos del PRI y del PRD al gobierno de Michoacán fuera del periodo de campaña.

Para ello, ordenó se emplace a los concesionarios y permisionarios a comparecer y se puedan desahogar las quejas interpuestas por el Partido Acción Nacional (PAN) respecto a esta presunta irregularidad ocurrida las pasadas elecciones en Michoacán.

En su sesión de este miércoles, el pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó sendos acuerdos del Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) que habían declarado infundada las respectivas quejas del PAN en este sentido.

Acción Nacional había denunciado que los candidatos al gobierno de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, del PRI; y Silvano Aureoles Conejo, del PRD, habían sido beneficiados con la presunta transmisión de noticias en diversas estaciones de radio y televisión fuera del periodo de campaña electoral.

El Consejo General del IFE declaró infundada tales quejas pero en el desahogo de las mismas no citó a comparecer a los representantes de los medios de comunicación cuando el PAN había señalado como responsables de esta irregularidad no sólo a los candidatos y a sus partidos, sino también a los medios que transmitieron la información.

Por esta razón, de acuerdo con el tribunal, viola los principios de exhaustividad, así como el de legalidad que revocó la resolución del IFE y le ordenó emitir otra luego de que emplace y investigue el papel que jugaron los concesionarios y permisionarios de radio y televisión en el asunto.

Los magistrados recordaron que ha sido un criterio reiterado de la Sala Superior del tribunal que si durante el trámite de un procedimiento administrativo sancionador se advierte la participación de diversos sujetos todos deben ser emplazados para sustanciar el procedimiento.

Este caso, como el resto de los 11 asuntos que desahogó este miércoles el pleno del TEPJF se resolvieron por unanimidad y sin discusión.

Otro asunto que se devolvió al IFE para que emita una nueva resolución fue el relacionado con una serie de multas impuestas al PRI por un monto de 1 millón 587,569 pesos por irregularidades en su informe de campaña correspondiente al proceso federal electoral de 2009.

El pleno del tribunal consideró que hay una incongruencia entre los fundamentos y la resolución, ya que por una parte el IFE consideró que no existió una conducta reiterada del PRI que no es reincidente, que no había demostrado mala fe o dolo y que sólo existió una falta de cuidado y a pesar de todo ello califica de grave las conductas sancionadas.

MIF