El proyecto de la Supervía, que conectará la zona de Santa Fe con el Periférico y cuenta con una inversión público-privada de 6,000 millones de pesos, tiene un avance de 75% y estará lista a finales de diciembre, informó Alfredo Hernández, director general de Obras Concesionadas del Distrito Federal.

El funcionario capitalino informó que la obra fue avalada por el Instituto de Ingeniería de la UNAM y que los expertos se reúnen cada semana con los encargados de la obra para verificar los avances de los trabajos, los cuales traerán más beneficios que costos.

Hernández previó que al término de esta construcción, que cuenta con cinco puentes y cinco túneles de gran magnitud, se reducirá hasta en 50% el tiempo de traslado de los automovilistas.

El gobierno capitalino prevé que 80,000 dueños de vehículos y 120,000 usuarios de transporte público viajarán diariamente por la Supervía.

Presumió que la obra es producto de ingeniería 100% mexicana y está prevista para soportar un sismo de hasta 9 grados en la escala Richter.

Comentó que los trazos de esta vialidad han sido modificados en ocho ocasiones para no afectar la zona de conservación, así como la habitacional.

Explicó que los daños ecológicos son menores, ya que al inicio se consideró el retiro de 32,000 árboles, sin embargo, no se han retirado ni 10,000 por las modificaciones a los trazos. Mencionó también que en el análisis de impacto ambiental se estipuló plantar 120,000 árboles de calidad, ya que los retirados son eucaliptos que en poco ayudan al medio ambiente.

Indicó que aún no tienen establecida la tarifa para los usuarios que utilicen la infraestructura de la Supervía, sin embargo, aseguró que no será oneroso el peaje.

Alfredo Hernández finalizó que con el recordatorio de que esta obra es parte de un sistema de movilidad que tiene que ver con la conexión hacia las salidas de la capital del país.

veronica.macias@eleconomista.mx