Cualquiera que quiera gobernar México debe entender que el problema número uno es la inseguridad y que la violencia ya presenta niveles de epidemia, pero sobre todo plantear soluciones integrales que pasen no sólo por una política de seguridad, sino por una política criminal, planteó Edna Jaime Treviño.

En entrevista, la directora de México Evalúa explicó que la inseguridad es el principal problema que afecta a los mexicanos por la cantidad de vidas que se pierden año con año, y añadió: “No puede haber una democracia que se respete o un sistema de gobierno funcional que tenga las tasas de homicidio que tiene este país, sobre todo en algunas regiones que son alarmantes, estamos arriba de niveles de epidemia de violencia”.

La experta refirió que no existe alguna medición que permita saber si la crisis de inseguridad por la que atraviesa México contribuye al hartazgo que existe en la sociedad hacia la clase gobernante o a la baja aprobación hacia el presidente de la República, pero sin duda dijo es un factor.

“Si tuviéramos una situación donde se hubiera controlado mejor el crimen y la violencia pues habría algún tipo de premio al gobierno y a su candidato, y que no se ve reflejado ni una popularidad del presidente ni esa intención del voto para el candidato del partido  en el poder”.

Planteó que hasta ahora todos los candidatos a la Presidencia de la República han proyectado propuestas deficientes para resolver el problema de inseguridad pública del país.

“Después de 12 años de crisis de inseguridad y de violencia en México y que es el problema número uno identificado por los ciudadanos, era de esperarse que los candidatos presidenciales estuvieran mucho más preparados para ofrecer una solución, una propuesta más integral, mejor pensada. Hasta el momento no he visto (en) los candidatos a la Presidencia un planteamiento que sugiera la complejidad del problema, una propuesta lo suficientemente madura para cambiar el estado de las cosas en caso de ganar el próximo 1 de julio”.

Jaime Treviño añadió que los candidatos sólo han expuesto soluciones generales, dispersas, pero ninguno se ha atrevido a presentar el “rompecabezas completo” del problema de inseguridad, en el que se contemple el diagnostico, pero con soluciones de fondo.

“Cualquiera que pretenda gobernar este país tiene que asumir que es el problema número uno por todas las implicaciones, alguien que quiera gobernar este país, tiene que recuperar los territorios que ha perdido y que están en manos del crimen organizado, tiene que proteger la vida de los mexicanos, tiene que velar por el patrimonio de los mexicanos”.

Indicó que quien llegue a la Presidencia no tendrá éxito sino trabaja para resolver el problema, a pesar de que logre altos niveles de popularidad o votación.

Se requiere una política criminal

México Evalúa presentó el libro Léase si quiere gobernar (en serio),  en el que se plantean 10 problemas públicos y una serie de recomendaciones dirigidas a consolidar el Estado de Derecho en el país, entre ellos, la seguridad pública.

Al respecto, Edna Jaime explicó que proponen que no sólo haya una política de seguridad, sino una política criminal que permita establecer medidas para la prevención y disminución de la criminalidad a un nivel razonable,  y en la que participen todas las instituciones involucradas para atender ese problema a través de un enfoque integral e incluyente.

“En México se requiere una política criminal que establezca un marco que dé orientación a la política de seguridad en el país y a sus componentes que es la prevención, persecución penal, la reinserción”.

El otro aspecto, detalló, es construir la seguridad pública desde lo local, así como la capacitación de las policías locales  y la coordinación entre los tres niveles de fuerzas, porque hoy no ha dado resultados la intervención de elementos de orden federal en los municipios.

“El modelo inaugurado por el entonces presidente Felipe Calderón está completamente agotado, no resuelve el problema, el modelo es que la entidad federativa pide auxilio a la autoridad federal, la autoridad federal llega al territorio en problemas y disuelve a las fuerzas locales por corrupción, impunidad, y se retira sin haber solucionado el problema y esto lo que hace es reproducir el problema, no lo está solucionando”.

lidia.arista@eleconomista.mx