La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 20VG/2019 a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para que se repare el daño ocasionado a víctimas de tortura y violencia sexual, atribuibles a policías federales, por hechos ocurridos en marzo del 2015.

Dicha recomendación es por el caso de tres personas, víctimas de violaciones graves a los derechos humanos, por su detención arbitraria, retención ilegal, tortura y una también por violencia sexual, ocurridos en Acapulco, Guerrero.

El organismo indicó que la violencia sexual a una de las víctimas y la tortura de que fueron objeto cobran mayor relevancia debido a que el personal del servicio público involucrado está encargado de proporcionar seguridad a la ciudadanía.

Además de que se les retuvo ilegalmente, siendo puestos a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación después de 14 horas de su detención, expuso.

Por lo anterior, la CNDH solicitó a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana que, en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, repare integralmente el daño ocasionado a los agraviados, que incluya una compensación en términos de la Ley General de Víctimas.

De requerirlo, también que se les brinde atención psicológica y, en el caso de uno de ellos, también psiquiátrica, para que reviertan los efectos personales y sociales del abuso sexual padecido.

De igual manera, exhortó a colaborar con la CNDH en la presentación de la queja que se formule en la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal y en la integración de la carpeta de investigación ante la Fiscalía General de la República contra los agentes federales involucrados.

Asimismo, capacitar al personal destacamentado en Acapulco sobre el Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza y el Protocolo de Estambul.