Por unanimidad, el Senado de la República aprobó con 120 votos a favor, en lo general y en lo particular, reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de paridad de género, de las comisiones Unidas de Puntos Constitucionales, de Igualdad de Género y de Estudios Legislativos.

La iniciativa constitucional fue propuesta por senadores como Martha Lucía Micher, de la Comisión para la Igualdad de Género; el presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres Guadarrama, ambos de Morena; Kenia López Rabadán, del PAN; Nuvia Mayorga, Sylvana Beltrones, Beatriz Paredes y Claudia Ruiz Massieu, del PRI, entre otras, para que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres.

A nombre de la Comisión de Igualdad de Género, Micher Camarena dijo que a partir de la aprobación de este dictamen, que se enviará a la Cámara de Diputados, se deben implementar políticas públicas, medidas y acciones para asegurar a las mujeres la participación política con libertad, con seguridad y con garantías de que no vivirán violencia.

Tipificar el derecho a la igualdad, a la paridad en los puestos de decisión y de elección, habla de eliminar la violencia política. “Se acabaron esos discursos donde nos dicen:

“¡Ah!, ¿quiere ser candidata? Bueno, pues vamos a darle un municipio pobre y, además, no le mandaremos dinero, y, además, no la acompañaremos en su campaña; y, además, sabemos que no va a ganar porque tiene preferencia por otro partido”, satirizó.

La legisladora morenista refirió en tribuna que se acabó la violencia política contra las mujeres, y de eso se tendrá que hablar más adelante, “¿por qué? Porque como dice el proverbio chino: vamos por la mitad del cielo, el cielo político, el cielo de la política nos pertenece; vamos por la mitad de las decisiones, porque sí tenemos un proyecto de país”.

“No queremos intérpretes, ni traductores. No queremos que hablen los hombres de nuestra salud. No queremos que hablen los hombres de nuestro derecho a decidir. Nosotras tenemos un proyecto de país, un proyecto de carreteras, un proyecto de economía, un proyecto para sacar adelante el derecho a tener derechos”, enfatizó.

Dijo que el Senado está a punto de mandar un mensaje poderoso a la nación “las mujeres podemos, las mujeres queremos, las mujeres tenemos el derecho a tener derechos y a participar activamente en la vida pública del país”.

En la discusión de la reforma constitucional de Paridad de Género estuvieron las diputadas federales, Ana María Rodríguez, Flor Ivonne Morales, Vanessa del Castillo, Wendy Briceño y Liliana Madrigal, así como diversos organismos de las mujeres e instituciones de defensa de los derechos de la mujer.

A nombre de la Comisión de Puntos Constitucionales, el senador de Morena,  Eduardo Ramírez Aguilar, posicionó el tema, y dijo que hemos enfrentado en este país la violencia contra la mujer en la vida pública, porque en algunas comunidades originarias la mujer solamente tiene dos funciones: tener hijos y cargar leña.

Y cuando una mujer alcanza un espacio público es recriminada, ahora se han abierto los espacios de participación política, por eso en esta comisión de puntos constitucionales se reconoce el trabajo de ustedes como Senadoras, por eso se reformaron los artículos 2, 4, 35, 52, 53, 56, 94 y el 115 constitucionales.

“No ha sido fácil, ahorita sabemos que se cocinan reservas de más profundidad, y queremos decirles a los grupos parlamentarios y a mi grupo, y a nuestros aliados que vamos a ir de frente, sin miedo, sin miedo a no perder y a ganar mucho”.

En su discurso, el senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manuel Añorve Baños, presentó el dictamen a nombre de la Comisión de Estudios Legislativos, y aseguró que con la paridad en las candidaturas, se toma en cuenta la decisión de la mujer, y se da el siguiente paso, buscar que la participación sea plena e igualitaria.

A partir de esta reforma, las entidades federativas y el gabinete federal tendrán  en sus órganos y en sus secretarías, 50 por ciento de la participación de mujeres y, por supuesto, 50% de hombres.