La única demanda en la que coinciden organizaciones sindicales, independientes y corporativas, en la conmemoración del Día Internacional del Trabajo es pugnar por un salario digno.

Fernando Salgado, vocero de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), dijo que hay que dejar atrás ese salario mínimo que no da ni para comer, no queremos cambiarle el nombre, queremos cambiarle el monto, establezcamos ya estrategias que eleven el ingreso; tenemos una gran fuerza de trabajo aquí reunida y en todo el país, esa fuerza del trabajo debe ser conducida por el bien de México .

Al dar el discurso central en el Zócalo de la Ciudad de México, Salgado enfatizó que estamos juntos para que esta fuerza, la del trabajo, sea garantía de que toda la transformación, esté a favor de la gente, que la tecnología no sirva para acaparar capital, sino para dar bienestar, dignidad, seguridad para que de un buen trabajo resulte un buen salario, que aporte al país y a cada uno la tranquilidad .

Por su parte, las organizaciones sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) expusieron que la política salarial continúa la tendencia a utilizar la contención de los ingresos de los trabajadores, como el principal mecanismo para el supuesto control de una inflación que de todas maneras ha repuntado como consecuencia de los incrementos a las gasolinas decretados a finales del 2016. De esta manera la carestía vinculada a las alzas de las gasolinas ha contribuido al empobrecimiento de los trabajadores del campo y la ciudad .

A su vez, el presidente del Congreso del Trabajo, Carlos Aceves del Olmo, destacó que las principales demandas en este 1 de mayo de la clase trabajadora y del movimiento obrero organizado son mejorar los salarios y prestaciones contractuales; no elevar la edad de retiro de 65 a 67 años; más créditos del Infonavit para los que ganan menos de tres salarios mínimos; revisión y mejora de los sistemas de afores a fin de garantizar mejores pensiones para los trabajadores mexicanos.

pmartinez@eleconomista.com.mx