Mientras al gobierno de Guatemala le tomaron por sorpresa las nuevas medidas en materia migratoria anunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, organismos constitucionalmente autónomos y de la sociedad civil guatemaltecas advirtieron violaciones a los derechos humanos de los migrantes e incluso riesgo de estar a “merced” de grupos del crimen organizado.

No existe ningún país que pueda tener el control en 100% de sus fronteras, por lo que ni Estados Unidos, ni México ni Guatemala están exentos de la migración ilegal, afirmó el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Atención al Migrante (Conamigua), Carlos Rolando Narez.

En entrevista, el funcionario guatemalteco planteó que ante las nuevas medidas migratorias del gobierno mexicano no se descarta que los migrantes hagan uso de “puntos ciegos” para intentar cruzar la frontera en su búsqueda de llegar a EU.

“Tenemos un sinnúmero de puntos ciegos. Puntos ciegos son puntos donde existen tránsito de personas y ahí se dan casos como trata de personas, secuestros, tráfico humano, tráfico de estupefacientes, drogas y contrabando, no existe un control que nos pueda definir claramente qué pasa de una frontera hacia otra”, expuso.

El titular de la Conamigua añadió que si bien México es libre de administrar sus fronteras, les tomó por sorpresa su decisión de endurecer las medidas para frenar la migración de población centroamericana.

Recordó que hace algunos meses México no sólo ofrecía respeto a la población centroamericana, incluso un permiso para residir y trabajar. Muestra de esa política de protección y brazos abiertos, dijo, es la cifra de solicitudes de centroamericanos que recibió el gobierno mexicano en el 2017, la cual alcanzó las 14,500, cifra 66% superior a la de un año atrás. Sin embargo, prosiguió, las amenazas de imponer aranceles de 5% a todas las importaciones desde México hasta que el flujo de migrantes se detuviera, propiciaron un cambio de discurso de México.

Indicó que pese a que el panorama es complejo, el cambio en las medidas de México no tendrá un impacto real en la relación con Guatemala.

“No creo que esto represente un distanciamiento ni algo por el estilo (...) México tiene derecho a asegurar sus fronteras, igualmente Guatemala, pero todos debemos velar porque los flujos migratorios garanticen la vida y el bienestar de los refugiados”.

Para Miriam Catarina Roquel, procuradora adjunta I de la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala, la nueva política migratoria de México no sólo viola el derecho humano a migrar, sino deja a los migrantes “a merced” de grupos criminales.

Una de las titulares de esa entidad estatal comisionada por el Congreso de la República de Guatemala para garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos señaló que desde ese país están preocupados por las medidas anunciadas por el gobierno del presidente López Obrador en los últimos días en materia migratoria a cambio de que EU no gravara con aranceles a las importaciones.

“Los principios de protección internacional para las personas migrantes se ven amenazados. La migración es un derecho para quienes huyen de su país por varias razones, y frenarlo a través de medidas drásticas como las que ha anunciado México es de gran preocupación porque México es un país de paso”, señaló.

Explicó que frenar el flujo de migrantes no sólo viola derechos humanos, sino incluso hace vulnerable a esa población de caer en manos del crimen organizado.

Miriam Catarina Roquel lamentó que el cambio de discurso de parte de México, tras recordar que hace algunos meses el país ofrecía empleo a los migrantes y hoy los deja solos.

A su vez, Silvia Raquec, coordinadora del Programa de Migración de Pop No’j, una asociación civil que brinda atención a migrantes en Guatemala, consideró que la decisión de México de colaborar con EU para frenar la migración de centroamericanos generará mayores violaciones a los derechos humanos.

En entrevista, lamentó “el cambio de discurso y actitud” del gobierno mexicano respecto de quienes deciden dejar sus países de origen en busca de mejores oportunidades de vida.

Recordó que hace algunos meses, el hoy presidente López Obrador decía vamos a ayudar a nuestros hermanos centroamericanos para que tengan trabajo, y poco tiempo después le está “haciendo el trabajo sucio a Estados Unidos”, frenando la migración.

“Esas medidas representan aumento de más violencia, represión contra la población migrante, se les está reprimiendo el derecho a migrar de manera violenta cerrando las fronteras, militarizando las fronteras”, detalló.

[email protected]