El canciller Marcelo Ebrard reconoció que si Estados Unidos no asume la corresponsabilidad en los índices de violencia que vive México desde hace años a través de la disponibilidad de armas, será muy complicado reducirlos.  

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), detalló que, a raíz de lo anterior, el gobierno mexicano preparó un litigio estratégico, durante dos años, contra los productores y distribuidores de armas en Estados Unidos. 

Detalló que la denuncia se basa en algo novedosos, es decir la negligencia de las empresas que producen armas diseñadas para el uso, en especial, de quienes están vinculados al narcotráfico. 

“Las compañías han actuado de manera negligente y eso provoca costos enormes en México, especialmente en vidas humanas”, informó.  

Durante el seminario “Litigio estratégico vs productores y distribuidores de armas”, organizado por la Facultad de Derecho (FD) de la UNAM, indicó que en Estados Unidos no han existido medidas de restricción para el comercio de armas por lo que se tenía que realizar alguna acción porque estas compañías “son corresponsables de la violencia que padecemos en el país”. 

Lo que viene en el proceso es la réplica de esa industria y después México tendrá tiempo para presentar más elementos a esta respuesta.

Alejandro Celorio Alcántara, consultor jurídico de la SRE, dio a conocer que se identificó a las empresas distribuidoras y vendedoras, las cuales tienen su negocio en Massachusetts, Estados Unidos. “Donde el circuito de apelaciones no es tan conservador y ha mostrado apertura a abordar el tema”, explicó.  

Celorio apuntó que las compañías de armas estadounidenses deben saber quiénes adquieren estos productos, que los compradores son prestanombres o personas con antecedentes penales y demás cuestiones que resultan en un señalamiento directo de responsabilidad civil. 

Durante el seminario, también se detalló que 70% de las armas ilegales en nuestro país son de origen estadounidense y que la mayoría ingresa por ciudades fronterizas como San Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez, Laredo-Nuevo Laredo, McAllen-Reynosa y Brownsville-Matamoros. 

El trasiego de armas genera un daño de hasta 1.5 del Producto Interno Bruto (PIB), confirmó Marleck Ríos Nava, profesora de la facultad de derecho, quien detalló que más de medio millón de armas al año entran a nuestro país que son utilizadas en actividades ilícitas en contra de la población civil y fuerzas públicas lo cual genera costos de atención médica, pérdida de turismo, comercio entre otros rubros económicos.  

kg