La detención de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, traerá reacomodos por lo menos en Colima, Jalisco, Michoacán, Sinaloa, Guerrero, Morelos y Estado de México, en lo que en las últimas semanas se han registrado los mayores niveles de violencia.

De acuerdo con análisis de inteligencia policial, la zona que comprende estos estados está disputada entre los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación (CJNG), Beltrán Leyva, la Tercera Hermandad, Viagras, Guerreros Unidos, Rojos y algunos sicarios que aún quedan de la Familia Michoacana y los Caballeros Templarios.

En el caso de Colima, después de la segunda fuga del capo sinaloense en julio del 2015, miembros del Cártel de Sinaloa comenzaron a limpiar la zona de individuos afines al CJNG. Tanto en la capital, como en Tecomán y Manzanillo este último municipio que es estratégico dado que se trata de un puerto de altura , el promedio de ejecuciones relacionado con los cárteles es de tres diarias. Del 29 de noviembre hasta la fecha se registraron por lo menos 15 homicidios.

En Jalisco, según estas mismas fuentes, la evasión de Guzmán Loera provocó que la gente de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, saliera del estado para internarse en Michoacán y establecer su sede en Uruapan.

Los jaliscienses se aliaron con los Viagras, asentados en Zamora, el cual es un cártel local que dirigen los hermanos Mariano (detenido), Nicolás, Carlos, Rodolfo, Gabino y Francisco Sierra Santana y que está asociado con Guerreros Unidos.

Otra importante coalición del CJNG en Michoacán es con las autodefensas asentadas en la Ruana, que en su momento dirigió Hipólito Mora, candidato perdedor de una diputación por un Distrito de Apatzingán, Michoacán, abanderado por Movimiento Ciudadano.

En casi un año, fueron detenidos dos altos mandos del CJNG: Daniel Quintero Riestra, el Danny, jefe de plaza en Guadalajara, y Antonio Oseguera Cervantes.

Tanto de Guerrero, en donde está enclavada la más importante zona productora de heroína, como de Morelos, los analistas indicaron que la lucha por las plazas podría acrecentarse con la ausencia del Chapo Guzmán con el comando Guerrero Diablo.

Asimismo, el hecho originaría enfrentamientos de los Beltrán Leyva, que está aliado con los Ardillos, el Cártel de Acapulco y los Granados, contra los Rojos y Guerreros Unidos, tanto en Morelos, Estado de México y Guerrero.

En Sinaloa, se prevé que los Beltrán Leyva puedan intentar controlar el cártel, que por el momento, de acuerdo con informes de inteligencia, quedó en manos del Mayo Zambada y de Dámaso López, el Mini Lic.