Armonizar los derechos legítimos de los propietarios de la tierra y las posibilidades de hacerla productiva, así como generar políticas dirigidas a crear ciudades y desarrollos urbanos competitivos, sustentables y armónicos constituyen los grandes retos de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA).

Al término de la sesión de instalación de la Comisión de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la Reforma Agraria, subrayó que se continuará con la regularización de núcleos agrarios e impulsando la organización y los programas a favor de las familias campesinas.

Ramírez Marín agregó la importancia de "eliminar las tensiones entre la tenencia de la tierra y el progreso, que puede estar representado en la inversión pública o privada".

Asimismo, de "eliminar la tensión entre quienes son legítimos propietarios de la tierra y quienes tienen las posibilidades de hacer que esa tierra se convierta en algo productivo, pero productivo sobre todo para quienes son legítimos propietarios de ella".

Destacó que 90% del territorio nacional ya está regularizado y hay certeza jurídica para la propiedad ejidal, comunal y privada.

Sin embargo, persisten pendientes en materia de vivienda y desarrollo urbano donde, por ejemplo, el desafío es propiciar un auténtico desarrollo urbano, pues no se trata sólo de construir vivienda o de sumar números a los índices de vivienda y créditos otorgados.

Jorge Carlos Ramírez Marín dejó claro que el propósito es generar las condiciones para que las familias mexicanas mejoren su calidad de vida y se desarrollen en un entorno de cohesión social.

Subrayó que las puertas de la institución están abiertas al Poder Legislativo siempre que sea necesario y que él atenderá todos los requerimientos de información que soliciten los diputados.

Externó que el legislativo es la fuente del progreso en México y manifestó su convicción de toda la fuerza que ese poder le puede aportar al progreso del país, porque es generador de conocimiento y de sensibilidad, que da el contacto con la ciudadanía.

El funcionario remarcó que el reto es hacer que la tierra sea productiva para la agricultura, la reforestación y el entorno urbano.

"El reto más importante es verificar donde se construyen las ciudades o donde se piensa construir asentamientos humanos y que la gente no viva en zonas de riesgo", señaló.

Remarcó que no se puede seguir construyendo donde se sabe que cualquier fenómeno natural causará después no sólo pérdidas materiales sino también desgracias humanas.

Desde su perspectiva en el país no ha habido suficiente orden y lo que se han registrado son intentos de la administración, de las comunidades y de los particulares, pero es imprescindible crecer con orden.

El secretario de la Reforma Agraria comentó que el tema más apremiante no es el reparto agrario sino la certeza jurídica, tomando en cuenta que prácticamente el 100% ya tiene una definición de qué tipo de propiedad tiene.

Ahora lo importante, continuó, es que efectivamente cada una de esas circunstancias cuente con el debido documento que acredite ese tipo de propiedad.

En tanto, Jorge Herrera Delgado, presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial de la Cámara de Diputados, dijo que los legisladores trabajarán hombro con hombro con la SRA para que los mexicanos tengan resultados eficaces.

mac