A fin de abatir los altos índices de contaminación en México, tomando en consideración que es real la necesidad sobre el uso de vehículos como instrumento de movilidad, el grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados promueve reformas legales para exentar del pago de impuestos la enajenación e importación de vehículos nuevos híbridos y eléctricos.

La propuesta consiste en enmendar la Ley Federal del Impuesto sobre Automóviles Nuevos y la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

De acuerdo con la iniciativa confeccionada por Alejandro Ojeda Anguiano, se exceptuaría del pago del impuesto sobre automóviles nuevos a las personas físicas y morales cuando se trate de enajenación e importación de vehículos híbridos y eléctricos, así como del pago del IVA.

Los vehículos híbridos y eléctricos, precisarían ambas leyes, son aquéllos cuyos sistemas de propulsión combinan una o dos fuentes de energía con tracción de rueda y para transporte de pasajeros, y los que son propulsados por uno o más motores eléctricos, respectivamente.

La iniciativa precisa que actualmente México se encuentra entre los países con mayor contaminación del aire a nivel América Latina y que el aire contaminado aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias y cardiovasculares; además de que en metrópolis como la Ciudad de México y Guadalajara, el problema de las emisiones contaminantes es un fenómeno consustancial, por lo que las propuestas de movilidad deben dirigirse a generar condiciones amigables con el ambiente.

De acuerdo con las últimas cifras del Inegi disponibles, cita la exposición de motivos, hasta hace dos años circulaban en México 25 millones 543,130 vehículos automotores, de los que únicamente 5,000 eran autos híbridos y eléctricos, cifra que apenas representaba 0.01% del total de vehículos en circulación todos los días.

Y según el Programa General de Desarrollo del antes Distrito Federal 2013-2018, actualmente en la Ciudad de México y su área conurbada se realizan más de 22 millones de viajes diarios, 90% de los cuales en vehículos que utilizan gasolina y diésel, lo que produce congestionamientos y altas emisiones de contaminantes y de compuestos de efecto invernadero, detalla el documento.

rramos@eleconomista.com.mx