El presupuesto que ejerció el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) registró, de enero a julio de este año, una caída de 21% en comparación anual, la mayor de la que se tiene registro desde el 2018 cuando disminuyó 26%, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En los primeros siete meses del año, este instituto que llegó en sustitución del Seguro Popular, acumuló un gasto de 43,800 millones de pesos, lo cual fue 17% menos que el gasto programado para el periodo, señaló un análisis de México Evalúa.

Del presupuesto total del Insabi, 91% de éste se destina a los rubros de subsidios, transferencias y aportaciones, así como ayudas y otros gastos. México Evalúa indicó que, en el primer rubro, hubo un recorte de 45% respecto al presupuesto que fue aprobado para el periodo.

En contraste, el presupuesto de ayudas y otros gastos tuvo un sobre gasto de 441% en los primeros siete meses del año.

“De los 43,800 millones de pesos gastados, 37,500 millones se transfirieron a las entidades federativas a través del programa de Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social, monto 28% menor al transferido el año pasado. Además, en lo que va del año dichas transferencias no se realizaron a los estados en tres meses: enero, mayo y julio”, destacó México Evalúa.

Al desagregarlo, continuó, se observó que estas transferencias cayeron más de 40% anual en 31 entidades federativas, mientras que la Ciudad de México fue la única en donde se incrementaron 26% respecto al mismo periodo del 2020.

El Insabi, el cual se creó en el 2020 en sustitución del Seguro Popular, tiene como objetivo proveer y garantizar la prestación gratuita de los servicios de salud, medicamentos y demás insumos a las personas sin seguridad social.

Sin embargo, se registró una drástica disminución en la población afiliada del 2018 –cuando aún era Seguro Popular –al 2020, de acuerdo con los datos del Coneval. En el periodo, pasó de tener una afiliación de 42.1 a 26.9 millones de personas.

De acuerdo con el Coneval, esta disminución se puede dar al desconocimiento por parte de la población de los servicios del Insabi, o bien, por problemas de accesibilidad a este, así como el cambio de instituto. 

“Hubo una transformación de fondo donde se suspendió el Seguro Popular e inició el Insabi. La pandemia del Covid-19 inició en el país cuando estaba comenzando la reestructuración del Insabi y estos pueden ser los elementos”, señaló Rosario Cárdenas, consejera del Coneval, en semanas pasadas al presentar la Medición de Pobreza 2020.

politica@eleconomista.mx