La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) criticó las medidas en materia de migración y asilo implementadas de manera conjunta por parte de Estados Unidos y México, debido a que considera que no respetan las garantías individuales de los migrantes, por lo que exhortó a dichas naciones a garantizar los derechos de los migrantes.

El organismo criticó la implementación unilateral del programa Quédate en México, a través del cual Estados Unidos ha devuelto a México a más de 10,000 personas para que esperen allí mientras se resuelve su situación migratoria y de asilo.

Por ello, la CIDH manifestó que las acciones implementadas en materia de migración no son congruentes con los derechos humanos, en especial el derecho a solicitar y recibir asilo, además de que exponen a los migrantes a peligros, entre ellos, la extorsión, el tráfico de personas, secuestro, entre otros actos de violencia, así como la falta de acceso a servicios de asistencia básica.