El candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) al gobierno de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, presentó un plan de 55 propuestas para generar condiciones de desarrollo en el estado.

Se trata de un conjunto de medidas, a partir de las cuales, se implementarán las políticas públicas encaminadas a construir un Estado de Bienestar que genere crecimiento y desarrollo económicos y combatir la inseguridad.

Además, expuso los lineamientos para lograr un gobierno austero y de combate a la corrupción y la impunidad.

El candidato planteó que, para reactivar la producción en el sector agropecuario, es necesario incluir en el presupuesto estatal apoyos a la agricultura, ganadería, pesca y acuacultura. Además, implementar un sistema de financiamiento para otorgar crédito oportuno, barato y suficiente para agricultores, ganaderos y pescadores.

El también exrector de la Universidad Autónoma de Sinaloa indicó que, de ganar las elecciones del 6 de junio próximo, implementará un sistema de comercialización con el propósito de fijar precios piso para productores de granos.

Dijo que, para beneficiar a las comunidades de la región de Los Altos, se fomentarán los beneficios de los programas federales Sembrando Vida y Precios de Garantía a Productores del Campo.

Asimismo, anunció un plan de atracción de inversiones agroindustriales para mejorar el valor de los productos del campo y la pesca.

Por otra parte, indicó que se fortalecerán los programas sociales para dinamizar e incrementar el consumo estatal interno y anunció una bolsa de trabajo para el primer empleo, en coordinación con empresarios.

Rocha Moya mencionó que es preciso fomentar la inversión, con reglas claras, certeza jurídica y reducción de trámites.

El aspirante a gobernador destacó el papel de la industria turística para esa entidad ubicada en el litoral del Pacífico mexicano. Abundó que Mazatlán se potenciará como destino turístico internacional y se buscará la atracción del turismo nacional e internacional, con recursos del impuesto al hospedaje.

Adelantó que se hará lo necesario para ampliar los programas sociales federales dedicados a reducir la desigualdad social. En ese sentido, indicó que se ampliará el programa federal Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad, así como el de Apoyos a Madres Jefas de Familia.

Expuso que se trabajará con el gobierno federal para lograr la gratuidad de la Educación Inicial y Superior e integrar y fortalecer así a la educación como pilar sustantivo para combatir las desigualdades sociales.

Adelantó que se establecerá un programa de becas a estudiantes de educación superior de comunidades marginadas.

En materia de Salud, dijo que se dará prioridad a la construcción de infraestructura hospitalaria en las comunidades más apartadas y anunció que convertirá en ambulancia aérea el helicóptero del gobernador.

Informó que la Secretaría de Desarrollo Social se habilitará como Secretaría de Bienestar la actual.

El gobernador se planteó como objetivo construir un Estado de Bienestar.

Mejorar la conectividad, prioridad

En materia de infraestructura, planteó que se modernizarán los puertos de Mazatlán y Topolobampo y se implementarán programas de construcción y mejoras en carreteras, troncales carreteros, vías férreas y puentes, para mejorar la conectividad, principalmente los proyectos carreteros Topolobampo-Ojinaga y Badiraguato-Parral.

Aseguró que se concluirán los proyectos hidráulicos Elota-Piaxtla, Presa Picachos y Presa Santa María.

Para generar condiciones de seguridad, indicó que se creará la Fiscalía Especializada en Delitos de Género y se establecerán juzgados especializados en delitos de género; se mejorará la coordinación y trabajo conjunto de persecución del delito con las autoridades municipales y federales y se creará la Universidad de los Policías para la formación integral y de alto nivel de los cuerpos de seguridad, entre otras medidas.

diego.badillo@eleconomista.mx