La madre de una de las víctimas de César Armando Librado, "El Coqueto", pidió la renuncia del procurador de justicia mexiquense, Alfredo Castillo, al señalar que no se le dio ayuda efectiva para localizar a su familiar y por la fuga del presunto delincuente.

Amparo Vargas indicó que ella misma realizó la búsqueda de su hija de 16 años, cuyo cuerpo fue encontrado 30 días después.

Indicó que durante este tiempo llevó a declarar ante las autoridades al novio de la joven y solicitó investigar la ruta del microbús que abordó por última vez, además de que publicó volantes y creó una página en Internet para contribuir a la localización.

Afirmó que la única ayuda que recibió de los policías ministeriales fue cuando la acompañaron a los sitios donde, mediante llamadas anónimas, le decían que se encontraba su hija.

Durante una conferencia de prensa convocada por la organización Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y El Caribe, Amparo Vargas dudó que Librado Legorreta se haya fugado a tres policías ministeriales, pues estaba esposado de pies y manos.

En tanto María Teresa Ulloa, directora regional del organismo, se sumó a las demandas de la renuncia del procurador mexiquense ante la incompetencia que, según ella, se ha mostrado en casos de ese tipo.

A la rueda de prensa en un hotel de la ciudad de México también asistieron dos madres de menores desaparecidas que no han sido localizadas.

MIF