Los abogados defensores del exsubsecretario de la Defensa Nacional, Tomás Ángeles Dauahare, encabezados por Alejandro Ortega Sánchez, se encaminará a probar que la única coincidencia de los cuatro militares es que vivieron en Cuernavaca, Morelos.

Sobre la lectura que produce la detención de los militares de alto rango, Alberto Islas, experto en cuestiones de seguridad nacional, comentó a El Economista que la politización de la lucha contra el narcotráfico es un hecho que se remonta a más de dos años y ha permeado en las Fuerzas Armadas, además de que la sucesión afecta a quienes pretenden ser parte del próximo gobierno .

El especialista recordó que la bandera de la lucha emprendida por los gobiernos del PAN ha marcado la persecución e impartición de justicia con el uso político del arraigo y si a los militares detenidos se les implica con los candidatos Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, tampoco hay que olvidar que estuvieron al servicio del presidente Felipe Calderón, ése es el punto , expuso el especialista.

También hay que recordar que las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina Armada de México (Semar) no son ajenas a la lucha política, porque algunos de los generales y almirantes buscarán ser parte del próximo gabinete. También en las Fuerzas Armadas hay grupos de poder político-militar , destacó Islas.

Por otra parte, el bufete de abogados de Ortega Sánchez acreditó un equipo de siete litigantes como defensores del general Ángeles Dauahare, lo que le había sido negado hasta que fue arraigado, como triquiñuela legal de la SIEDO para que declarara con un defensor de oficio sin darle acceso a la averiguación previa.

A partir de hoy, los abogados y dos ayudantes revisarán el expediente que tenía que haber sido atendido desde hace dos años y medio , por el que fueron capturados por una orden girada el 7 de mayo.

Los militares se encuentran sujetos a un arraigo de 40 días en el Centro Nacional de Investigaciones, de la colonia Doctores.

[email protected]