El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, afirmó que desde hace un año en la reunión del Consejo de Salubridad General se advirtió el riesgo de que la pandemia del Covid-19 rebasara al sistema de salud, lo cual ya sucedió, advirtió.   

“A pesar de las medidas que se habían tomado, debíamos estar conscientes de que la epidemia podría rebasar al sistema de salud y, de hecho, así ha sido. Nuestros más de 150,000 muertos, y el exceso de mortalidad general son prueba de ello. Son pérdidas irreparables y gran dolor para México”, sostuvo el rector de la máxima casa de estudios.

Durante la presentación virtual del documento “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de Covid-19 y sugerencias para enfrentar los próximos retos”, organizado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y la UNAM, Enrique Graue dijo que ya tenemos más de 9 meses de la pandemia del coronavirus y por esas fechas fue la última vez que se reunió el Consejo Nacional de Salubridad.

“Quienes estuvimos en esa reunión, sabíamos de las grandes dificultades que íbamos a enfrentar. Un sistema de salud históricamente fragmentado, una carencia de camas hospitalarias, de especialistas y de médicos, así como de personal de salud.

“De caraca a la pandemia (…) nos encontramos con rezagos crónicos de presupuestación, infraestructura, cobertura, calidad de atención y con insuficiencia de recursos humanos. Nada de lo anterior tenía soluciones sencillas, en la inmediatez de los meses que siguieron. Pero hay que decirlo: mucho se ha hecho y hay que reconocerlo y con toda seguridad como se plantean en estas recomendaciones, aún hay mucho más por hacer”, expresó.

Frente al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, el Rector sostuvo que “aislarse y paralizar la economía por un tiempo prolongado en un país con las desigualdades como el nuestro, con cerca del 50% de la población en condiciones de pobreza y en la economía informal, era una distopía que no podíamos imaginar”.

Sin embargo, añadió, “también es cierto que no se puede trivializar la situación actual, en tanto la población no tenga acceso a vacunas seguras y confiables, y que se haya demostrado un cierto grado de inmunidad poblacional, evitar el contacto físico y disminuir significativamente la circulación de partículas virales con el necesario uso de cubrebocas, sigue siendo un imperativo y la única forma de evitar un mayor número de pérdidas humanas”.

El Rector de la UNAM dijo que “han sido meses muy difíciles para todos; hemos vivido una transformación profunda de las formas de convivencia, de privaciones diversas, de resiliencia social y de esfuerzos épicos del personal de salud”. Destacó que en las personas y las instituciones aún existe temor, cansancio e incertidumbre, pero también ánimos de colaborar en la solución.

Por ello, Enrique Graue Wiechers reiteró el ofrecimiento de la UNAM para poder participar en la operación del Plan Nacional de Vacunación contra Covid-19, ofrecimiento que hasta el momento no ha aceptado la Secretaría de Salud federal.

“Nuestra nación tiene por delante una tarea titánica de vacunación, la más grande, y ésta habrá que hacerla con orden, sin privilegios y con todas las medidas de seguridad sanitaria. Cuenten con la Universidad Nacional Autónoma de México para apoyar en este proceso y hacerlo de acuerdo con los lineamientos generales que para efecto determinen las autoridades sanitarias de nuestro país”, expuso.

jorge.monroy@eleconomista.mx