Ante el llamado de especialistas y expertos en salud para que el gobierno modifique su estrategia contra el Covid-19 debido al incremento de contagios y fallecimientos, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, ofreció “hacer un alto en el camino”, hacer una reflexión y un “vuelco” en aquello donde se necesario.

Durante la presentación del documento “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de Covid-19 y sugerencias para enfrentar los próximos retos”, especialistas de la Organización Panamericana de la Salud, la UNAM y directores de los principales institutos nacionales de salud presentaron propuestas para corregir la estrategia contra el coronavirus, como hacer un llamado nacional al uso correcto de cubrebocas, incrementar las pruebas de diagnóstico y presentar un documento técnico sobre el plan nacional de vacunación, entre otras medidas.

Ante ello, el Subsecretario dijo: “esta reflexión que hoy se presenta públicamente contiene trabajo muy valioso, analítico, intelectual, de documentación que han hecho diversas instituciones y estas representan, por un lado, a organismos del Estado mexicano, y por el otro a organizaciones internacionales que también son muy competentes y relevantes en la materia”.

Dijo recibir el documento a nombre del secretario de Salud, Jorge Alcocer, y utilizar su contenido de la mejor manera.

“Utilizarla para hacer un alto en el camino, una reflexión sobre cómo podemos mejorar en los inmediato, en el mediano plazo y en largo plazo también las condiciones de salud de México durante y más allá de la epidemia de Covid-19.

“En todo los casos, cuando se habla de la promoción de la salud, de la vigilancia epidemiológica, de la atención médica, de la organización de los servicios, de la capacidad de proveer servicios resolutivos, de vincular a la sociedad en su conjunto a una participación activa especialmente ahora que tenemos el plan de vacunación en marcha, todo esto nos da oportunidad de seguir vigilantes de que se haga con las mejores prácticas que han sido identificadas a lo largo de este año inicial de la pandemia en la comunidad mundial y también en la nacional”, afirmó.

Recordó que los ponentes nacionales que realizaron recomendaciones en este foro, como la UNAM, el CIDE y directores de los principales institutos de salud, son parte del Estado mexicano, por lo que el gobierno la toma como una “auto reflexión”.

“Considero que esto es imprescindible para que no exista una escisión entre lo que se ejecuta desde las oficinas centrales del Poder Ejecutivo, y lo que tienen de oportunidad y potencia capacidad y enorme valor todas estas instituciones que son parte del Estado mexicano. Sumemos esfuerzos, caminemos juntos hacia los mejores rumbos que podría darnos la capacidad armónica”, planteó.

El subsecretario Hugo López-Gatell dijo el gobierno revisará las propuestas y aceptará la crítica, “sin hacer limitación, siempre que tenga la capacidad de evidencia sólida, ser formulada de una manera propositiva para que pueda ser resulta, traducida en acciones concretas en lo inmediato, mediato y pensando también en el largo plazo”.

Durante el foro, los especialistas presentaron el documento que contiene las siguientes recomendaciones al gobierno federal, principalmente:

  • Priorizar el modelo de Atención Primaria de la Salud (APS) hacia las acciones y funciones de la salud pública por encima del enfoque exclusivo de la atención clínica.
  • Fortalecer y mantener altos niveles de competencia del personal médico, el que opera APS y los que toman decisiones, considerando nuevas modalidades de atención como promover programas de telemedicina dirigidos por profesionales médicos generales o familiares.
  • Promover una cultura de higiene y protección a largo plazo, a través de la certificación de sitios, entornos, productos y servicios para asegurar que se encuentren protegidos y saludables.
  • Mejorar los sistemas de información necesarios para realizar acciones de monitoreo de casos y contactos a distancia.
  • Reforzar la búsqueda y nuevas vías clínicas de decisión para enfrentar las sindemias de Covid-19 e influenza.
  • Detectar oportunamente los casos con datos de gravedad, en ausencia de acceso a laboratorio y gabinete, y reforzar los sitios de APS con oxímetros.
  • Desarrollar y difundir por escrito el Plan de Acción de Vacunas (PAV) Covid-19
  • Generar una amplia campaña de comunicación para la vacunación contra SARS-CoV-2.
  • Crear un comité o grupo de trabajo intersectorial para el desarrollo e implementación del PAV Covid-19 dirigido por la Secretaría de Salud y con participación de los distintos sectores de gobierno que deben estar involucrados.
  • Operación con base en tres principios: máxima precaución, máxima protección y oportunidad
  • Entrega de apoyos a personas en condiciones de mayor vulnerabilidad para evitar que tengan que salir de casa y haya mayor posibilidad de confinamiento.
  • Reactivación económica con base en monitoreo con pruebas y con futuras vacunas.
  • Orientar a las residencias de personas adultas mayores para la prevención de COVID-19, con respeto de los derechos de personas residentes, trabajadoras y sus familias.
  • Dotar de equipo de protección personal y revisar políticas laborales que permitan flexibilidad ante la crisis.
  • Facilitar trámites, evitar requisitos presenciales, dar acceso prioritario en horarios específicos.
  • Reforzar visitas de supervisión a residencias, hospitales y centros de reclusión, en particular para dar atención a la denuncia de violencia hacia las personas adultas mayores que tienden a ser invisibilizadas.
  • Considerar y atender el impacto de la pandemia en la salud mental. Ya que el aislamiento social, las presiones económicas y la incertidumbre pueden tener graves consecuencias en la salud mental de la población
  • Aumentar el número de unidades de transporte público.
  • Establecer normas regulatorias para los espacios públicos.
  • Promover y supervisar el escalonamiento de horarios en centros de trabajo donde sea posible.
  • Reestructurar el contacto con la población y el alcance comunitario mediante la acción de jóvenes promotores de salud en las localidades.
  • Supervisar el cumplimiento de todas las medidas y/o recomendaciones para prevenir la transmisión.
  • Distribuir permanentemente cubrebocas en el transporte público y vigilar su correcto uso durante los trayectos.
  • Emitir recomendaciones al personal médico para evitar la polifarmacia y recomendar el uso de oxímetros.
  • Implementar la utilización de medidores de CO2 (dióxido de carbono) en hospitales y demás centros donde se aglomeren personas.
  • Implementar un programa que permita confinamiento seguro y voluntario a personas que viven en hogares hacinados y multigeneracionales, con el fin de evitar contagios masivos dentro de las familias.

jorge.monroy@eleconomista.mx