Tras el asesinato del candidato a diputado federal del PRI en Coahuila, Fernando Purón, se vislumbra un riesgo político muy fuerte en relación al clima de polarización que se vive en las campañas, a decir del director de la consultora Etellekt, Rubén Salazar.

En entrevista, advirtió que la actual jornada electoral es una de las más violentas de la historia moderna del país, no sólo por el número de candidatos asesinados, también por el discurso y manejo verbal de las campañas.

Rubén Salazar abundó que la amenaza de encarcelar a funcionarios o aquellos que han dejado el cargo, se percibe como una medida populista que puede generar escenarios de mucha inquietud.

Estas advertencias, declaró Salazar, también ponen nerviosas a las estructuras y operadores de los partidos políticos, pues serían de los primeros en caer si esas amenazas se cumplen.

El director de la firma especialista en análisis de riesgos argumentó, por otro lado, que mientras en México se intenta impulsar un nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio en el que existe la posibilidad de contemplar otro tipo de sanciones a los actos de corrupción diferentes a la cárcel, “es muy lamentable que los candidatos estén torpedeando los pocos avances”.

Además, este tipo de advertencias envían un mensaje contra producente, pues de llegar a gobernar, no estarían dispuestos a cohabitar con el otro, sino a aniquilar políticamente a su oposición.

Primer caso federal

Con el homicidio de Fernando Purón, el Indicador de Violencia Política de Etellekt registra por primera vez un asesinato contra un candidato en el ámbito federal.

Durante el actual proceso electoral se han registrado un total de 401 agresiones globales en contra de políticos y candidatos en 31 entidades y 263 municipios. Las agresiones han derivado en un total de 112 asesinatos contra políticos y candidatos en todo el país. De éstos, 28 eran precandidatos y 14 más candidatos registrados a puestos de elección.

Atentado, tras debate

La violencia en el actual proceso electoral en México no cesa. Este fin de semana se registraron al menos tres ataques contra candidatos a puestos de elección popular en tres diferentes estados, entre los que se cuenta el primer asesinato a un candidato a un puesto de elección federal.

Los hechos se registraron en Coahuila, Puebla y Quintana Roo, en las últimas 72 horas. El viernes pasado, Fernando Purón Johnston, candidato por el PRI de Coahuila a una diputación federal fue ultimado al salir de un debate ciudadano organizado en la Universidad Autónoma de Coahuila, en Piedras Negras.

En un video que circuló en redes sociales se puede ver a un sujeto que camina hacia el candidato y le dispara por la espalda a la altura del cráneo, lo que le provocó la muerte instantánea.

El gobernador priista de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, afirmó horas después de que se dieran los hechos que el victimario de Purón ha sido identificado y vinculado con el crimen organizado, además de anunciar una serie de medidas para garantizar la seguridad en la entidad en los próximos comicios de julio.

Purón Johnston fungió como alcalde de Piedras Negras entre el 2014 y el 2017. Durante su gestión al frente de la alcaldía fronteriza los asesinatos disminuyeron.

En el 2014, cuando fue electo munícipe, en todo el año se contabilizaron 48 carpetas de investigación por asesinatos; un año después, en el 2015, la cifra de investigaciones decreció a 26, para luego volver a subir a 48 en el 2016.

En el 2017, su último año como alcalde —cuando pidió licencia para competir por un escaño en San Lázaro por el Distrito 1—, la cifra de homicidios se ubicó en su punto más bajo durante su gestión con 22 carpetas de investigación. Si se compara esta cifra con las 48 averiguaciones registradas en el 2014, cuando fue electo, se observa una reducción en los asesinatos de más de 50 por ciento.

Durante el debate en el que participó la noche del viernes pasado, antes de ser ultimado, Purón Johnston se refirió al problema de la inseguridad y la colusión que puede haber entre funcionarios públicos y miembros del crimen organizado, además de que enfatizó que a la delincuencia se le “combate de frente”.

Por su parte, en Quintana Roo, la candidata —también del PRI— a regidora de Isla Mujeres, Rosely Magaña Martínez fue baleada por dos sujetos en su domicilio por la tarde de este sábado por lo que resultó herida junto a una simpatizante que se encontraba con ella. Pese a los hechos, tanto la candidata a regidora como la acompañante se reportaron fuera de peligro.

Mientras que por la madrugada de este domingo, el domicilio de Gilberto Ramírez Casanova, candidato por el partido local Pacto Social de Integración a la alcaldía de Acateno, en Puebla, fue también baleado.

La agrupación política condenó los hechos e hizo un llamado a las autoridades para que esclarezcan los hechos y se persiga a los responsables.