El diario estadounidense The New York Times publicó este martes un reportaje en el que asevera que autoridades del vecino del norte se negaron a participar en diferentes ocasiones en las investigaciones sobre el caso de espionaje a activistas y periodistas a través del malware, Pegasus utilizado por el gobierno mexicano.

El rotativo indicó en la pieza periodística que al consultar a “oficiales estadounidenses de alto rango”, éstos afirmaron que la negativa de participar en las investigaciones sobre el uso del programa espía fue debido a que mantenían reservas sobre la voluntad del gobierno mexicano para resolver el caso.

Las fuentes consultadas por el periodista Azam Ahemed, quien es el autor del reportaje, agregaron que una de las principales preocupaciones era que las autoridades mexicanas utilizaran la participación de los oficiales estadounidenses para dar credibilidad a una investigación que puede ser una simulación.

El reportaje añade que las autoridades mexicanas habrían enviado diversas preguntas a las autoridades estadounidenses y agencias de investigación de aquel país, con motivo de anunciar que se estaba tomando en serio las investigaciones.

No obstante, las preguntas enviadas habrían sido sólo una fachada ya que, de acuerdo con autoridades del vecino del norte —cita la pieza periodística—, las podría responder cualquier persona con un título universitario en informática.

Sobre la etapa de investigación en la que se encuentra el caso, precisa el reportaje, el gobierno mexicano comunicó que se encuentra agotando aún todas las líneas de investigación, al tiempo que anunció que se encuentran en constante comunicación con los analistas forenses del Citizen Lab, quienes fueron los primeros en encontrar los rastros de la utilización de Pegasus.

No obstante, John Scott-Railton, investigador senior del Citizen Lab, dijo al Times que sólo han tenido una reunión con el gobierno mexicano que se suscitó en octubre, además de que refirió que en la reunión surgió una lista de evidencias que debían tomarse en cuenta para su investigación.

Asimismo, el reportaje indica que a los abogados de las víctimas se les ha informado que el programa de espionaje no cuenta con un registro de los números intervenidos, sin embargo, el Times hace referencia a una entrevista que le otorgó el fabricante del software, la empresa israelí NSO Group, en donde los empleado de las compañía indican que los contratos que realizan con los gobiernos es a partir de una cantidad específica de blancos, además de que el programa genera un registro cada vez que se utiliza.  

La organización  civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad llamó a que se establezca un mecanismo para garantizar la independencia de la investigación sobre el uso del software Pegasus por parte del gobierno mexicano.

Para ello, propuso la organización, se puede emplear un panel de expertos y expertas independientes que incluya la participación de organismos internacionales en materia de derechos humanos que puedan garantizar la independencia de las indagaciones.

Además de esto, la organización reiteró que se debe de investigar a fondo el uso que le dio al programa la Agencia de Investigación Criminal a través de entrevistas directas a los operadores del programa.

Por otra parte, la ONG hizo un llamado a los candidatos presidenciales a que muestren su postura sobre la utilización de programas de espionaje.

“Exigimos a los candidatos presidenciales hacer un pronunciamiento público sobre la necesidad de crear un panel de expertas y expertos independientes que investigue a fondo el caso; así como reformar el Artículo 102 de la Constitución para construir una Fiscalía que pueda investigar a fondo casos como el arriba mencionado”, enfatizó la organización, al tiempo que denunció reticencias por parte de las autoridades para investigar el caso.