El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, calificó como una venganza la multa que impuso el Instituto Nacional Electoral (INE) a Morena, por la operación irregular de un fideicomiso creado por ese partido para supuestamente ayudar a los damnificados por los sismos de septiembre del 2017.

Mediante su cuenta de Twitter, Obrador indicó que dichos recursos no fueron utilizados indebidamente por su partido ni tampoco fue un acto inmoral, por lo que confirmó que la representación de Morena interpondrá un recurso de impugnación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

“La multa impuesta por INE a Morena por 197 millones de pesos es una vil venganza. No existe ningún acto inmoral con el fideicomiso a damnificados por el sismo. Nosotros no somos corruptos ni cometimos ilegalidad. Por el contrario, buscan enlodar una acción humanitaria. Acudiremos a tribunales”, expuso López Obrador.

El expresidente del extinto IFE Luis Carlos Ugalde le respondió por la misma vía a Obrador: “Primer problema: el INE no juzga la moralidad de los actos de los partidos sino su legalidad. Segundo: acaba de ganar la Presidencia en una elección organizada por el INE y lo acusa de venganza”.

Por su parte, Horacio Duarte, representante de Morena ante el INE, afirmó que la multa impuesta está sostenida “con alfileres jurídicos”, ya que el fideicomiso es privado y formalmente Morena no tiene ninguna relación jurídica con él.

Sin mencionar nombre, dijo que en el INE hay “grupos de consejeros, uno de los cuales intentó presionar a otros para presentar y votar el proyecto (con una multa) dos días antes de la elección, con la única finalidad de perjudicar mediáticamente a Andrés Manuel López Obrador y a Morena”.

Aseveró que Morena no abrió ningún fideicomiso y ese dinero no fue usado en ninguna campaña electoral. Argumentó que la autoridad electoral no solicitó información al Fideicomiso para la Reconstrucción, que estaba en la disposición de hacerlo.

Concluye vacaciones

Andrés Manuel López Obrador regresó a la Ciudad de México, luego de tomar tres días de asueto en su finca de Palenque, Chiapas.

Dicho por él mismo, Obrador dedicó estos días a la reflexión.

Decenas de personas se apostaron a las afueras de su finca para entregarle peticiones, tomarse fotografías y hasta para llevarle mariachi. Se espera que hoy retome su agenda de reuniones con su equipo de transición.

Su agenda

El próximo martes, Obrador viajará a Puerto Vallarta, Jalisco, en un vuelo comercial, para asistir a la reunión de la Alianza del Pacífico que encabezará el presidente Enrique Peña.

Asimismo, el 25 de julio, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, visitará la Ciudad de México para entrevistarse con Peña Nieto y también sostendrá una reunión con López Obrador, con el propósito de revisar y dar seguimiento a los principales temas de la relación bilateral así como al proceso de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

jmonroy@eleconomista.com.mx