Tras reconocer que erróneamente fue considerado muerto en el 2010, el gobierno federal dijo ayer tener 100% confirmada la baja de Nazario Moreno, alias El Chayo, fundador de La Familia Michoacana y líder del cártel de Los Caballeros Templarios, quien falleció ayer en un enfrentamiento con elementos de la Marina en el municipio de Tumbiscatío.

Al leer un mensaje ayer en la Secretaría de Gobernación, el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido García, explicó que El Más Loco fue localizado las primeras horas de este domingo a 13 kilómetros de la cabecera del municipio de Tumbiscatío, donde los elementos de la Marina le pidieron que se entregará, pero abrió fuego, por lo que en el enfrentamiento fue abatido.

El funcionario no ofreció detalles respecto de si Moreno estaba acompañado por escoltas ni sobre cómo fue el traslado del cuerpo, ni el lugar exacto donde se realizaron las pruebas de identidad.

Para dar certeza sobre la identidad de Moreno, durante la conferencia el director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomas Cerón, detalló que se hicieron pruebas dactiloscópicas que se cotejaron con las huellas de la credencial del IFE y la cartilla militar de Nazario Moreno, las cuales también fueron corroboradas por el Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Dactilares (Afis).

Rubido García reconoció que el 10 de diciembre del 2010 el gobierno del presidente Felipe Calderón aseguró que Moreno González había sido abatido y que su cuerpo fue levantado por sus compañeros de célula delictiva.

Dijo que a partir del acuerdo federal con el gobierno de Michoacán el comisionado federal para la seguridad de esa entidad, Alfredo Castillo Cervantes, tuvo constante reportes anónimos y de ciudadanos que señalan que el doctrinario de Los Templarios seguía con vida y operando extorsiones.

Rubido García expuso que El Chayo era reconocido por su peligrosidad y múltiples asesinatos, así como por su tarea de doctrina. Dijo que por ello el actual gobierno federal, con base en tareas de inteligencia, corroboró que el delincuente estaba vivo y diseñó una estrategia para su aprehensión.

Explicó que previo a la baja de Moreno González precedieron acciones de las fuerzas federales que permitieron dar con la ubicación del delincuente: el 7 de febrero se aseguró a una persona en posesión de droga y manifestó estar al servicio directo de Nazario; el 4 de marzo fueron asegurados tres tambos de plástico que estaban enterrados que contenían armamento; el 7 de marzo se aseguró un vehículo y comunicación de Nazario Moreno. Afirmó que a partir de ello se estableció un cerco en la zona donde se movía El Más Loco.

SU PRIMERA MUERTE

En diciembre del 2010 Alejandro Poiré, entonces secretario de Gobernación, informó que fuerzas federales abatieron a Nazario Moreno.

El funcionario federal aseguró entonces que elementos de la Policía Federal, Ejército y Marina realizaron un operativo en el municipio de Apatzingán, donde se registró un enfrentamiento que dejó un saldo de 11 personas muertas; cinco federales, tres delincuentes, entre ellos Nazario, y tres civiles; además de tres detenidos.

MUEREN DOS AUTODEFENSAS

Dos personas integrantes de las autodefensas del municipio de Buenavista, Michoacán, fueron encontrados muertos en el predio Los Huanapos.

Las autoridades policiales informaron que los cadáveres estaban calcinados dentro de una camioneta que también estaba quemada. Las personas fallecidas fueron identificadas como Rafael Sánchez Moreno, apodado El Pollo, y José Luis Torres Castañeda, a quienes se les señalaba de haber pertenecido a la organización criminal La Familia Michoacana y posteriormente a Los Caballeros Templarios.

La PGJ dio inicio a la averiguación previa en relación a los asesinatos ocurridos en el municipio de Buenavista.

Los primeros informes policiacos refieren que los hechos ocurrieron en la carretera Buenavista Tomatlán-Apatzingán, a la altura de la localidad 18 de Marzo. Los restos fueron encontrados en el interior de una camioneta con placas de circulación NK02682 de Michoacán.

En la página oficial de los grupos de autodefensa, Valor por Michoacán, se relata que presuntamente las víctimas tuvo nexos con el cártel de Los Caballeros Templarios. Fueron asesinados ayer en la noche Rafael Sánchez Moreno, El Pollo, y un señor Torres, vecino de La Ruana, municipio de Buenavista.

Convivían mucho y se dedicaban a lo mismo. Lamentables noticias, se va a castigar a los que hicieron esto aunque fuesen ex templarios "arrepentidos".

Nosotros no debemos de ser como ellos eran, sean líderes quienes lo hicieron. Los vamos a castigar conforme a la ley .

A El Pollo se le acusa de cometer varios asesinatos, desapariciones y el cobro de cuotas en esa zona de Tierra Caliente. Sánchez Moreno tuvo reuniones con el comisionado federal Alfredo Castillo y otros líderes de las autodefensas, como tuvo con Juan José Farías, El Abuelo, y por quien la PGR ha pedido orden de aprehensión por vínculos con el crimen organizado.

Rafael Sánchez Moreno nació en Felipe Carrillo Puerto en 1962; era de los más importantes productores limoneros de la región de Tierra Caliente.


PERFIL

Nazario Moreno, Líder de Los Templarios

Nazario Moreno González, alias El Chayo, fundó junto con Jesús Méndez Vargas, alias El Chango, la organización criminal La Familia Michoacana.

Nació el 8 de marzo de 1970 en Apatzingán, Michoacán. A fines de la década de 1980 se mudó a Estados Unidos, cuando era un adolescente. Diez años después regresó a México.

A Nazario Moreno se le responsabilizó de los atentados del 15 de septiembre del 2008 en Morelia, Michoacán, que dejó siete muertos y más de 100 heridos.

En el 2010 el gobierno federal dio por muerto a Moreno González; sin embargo, el cuerpo jamás fue presentado.

Este domingo las autoridades federales anunciaron la supuesta muerte del líder criminal en el estado de Michoacán, durante un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina.

El Chayo, según informes de seguridad federal indican, era el encargado de adoctrinar a los integrantes de la Familia Michoacana, organización criminal que dio paso a Los Caballeros Templarios.

La Familia Michoacana tiene su propia biblia, y los Caballeros Templarios su código de ética. Nazario Moreno era uno de los líderes que impartía cursos a sus integrantes, ya que consideraba que el crecimiento personal, principios éticos y valores morales forman parte del crimen.

Nazario Moreno buscaba en Michoacán a maestros rurales o personas que formaron parte del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), para la difusión de diferentes obras de John Eldredge, quien escribió Salvaje de corazón, y según él plasma la doctrina de La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios. Es decir: ser héroe, guerrero, vivir una vida de aventura y riesgo. Tristemente, la mayoría abandona esos sueños y anhelos con la ayuda de un cristianismo que al parecer sólo los presiona a ser buenos chicos .

Nazario Moreno creía que con dichos actos tendría un mejor control de los pensamientos y motivación de sus integrantes para seguir adelante con sus crímenes.

En el estado se reportaron varias desapariciones de jóvenes, entre ellas la ocurrida en octubre del año pasado, cuando Daniel Ramos Alfaro fue visto por última vez en la localidad de Betania, perteneciente a Uruapan. Iba con destino a Nuevo San Martin, donde al día siguiente tenía que dar clases como parte de sus actividades de capacitador de Conafe, pero nunca llegó. Actualmente, nadie sabe de su domicilio.

El Chayo, El Dulce, El Más Loco o El Doctor, era reconocido como El Pastor o El Mesías. Acostumbraba a caminar por la calles de Apatzingán con una Biblia para establecer un adoctrinamiento entres sus seguidores.

En algunos municipios de la zona de Tierra Caliente se construyeron diversos altares para venerar a Nazario Moreno.

En Buenavista Tomatlán había un recinto a la entrada de la localidad, el cual contenía una imagen del Chayo con la vestimenta de un caballero templario.

En la comunidad de Naranjo de Chila, perteneciente al municipio de Aguililla, Los Templarios también levantaron un templo para rendir tributo al Chayo.

Igual en los ranchos denominados Holanda y Guanajuatillo, en el municipio de Apatzingán, había estos presuntos centros de oración. (Verónica Macías)

[email protected]