El involucramiento de las fuerzas armadas en labores de seguridad interior demora la reforma de las instituciones policiales y tiende a militarizarlas, advirtió el ex relator especial de Naciones Unidas sobre tortura y otros tratos o penas crueles, Juan Méndez.

Sin pronunciarse sobre el proyecto de Ley de Seguridad Interior, el exrelator advirtió la necesidad de que las Fuerzas Armadas se dediquen a su rol de protección de la soberanía, sin involucrarse en la seguridad interna.

Pensamos que el involucramiento de las Fuerzas Armadas demora la reforma de las instituciones policiales y tiende a militarizarlas también , alertó en conferencia a propósito de su experiencia como enviado especial de la relatoría al país en el 2014.

El especialista en derechos humanos habló de la experiencia militar en las calles, tanto en México como en otros países: No sólo produce violaciones a los derechos humanos .

Pormenorizó que en su informe sobre la visita que realizó hace tres años al país en calidad de relator advirtió de una correlación entre la fluctuación del números de efectivos de las Fuerzas Armadas y el número de actos ilícitos.

Destacó que los elementos de los cuerpos de seguridad en el país no son los únicos que cometen actos de tortura, por ello fue que concluyó que esta práctica es generalizada.

Recordó que en el 2014 el gobierno mexicano intentó persuadirlo para modificar la caracterización de la tortura alegando que, en castellano, el término tiene serias implicaciones ante la Corte Penal Internacional,cuya misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, guerra, agresión y lesa humanidad.

Sin embargo, no era mi mandato determinar si en México la tortura alcanzaba la caracterización de crimen de lesa humanidad , acotó.

ana.langner@eleconomista.mx