De cada 100 migrantes hispanos viviendo en Estados Unidos 65 son mexicanos (65% del total). Y del total de mexicanos en el país vecino, al menos 79% tiene ya la ciudadanía estadounidense, el cuarto grupo con mayor población en esta condición, sólo por debajo de los puertorriqueños, españoles y panameños.

Los migrantes mexicanos continúan siendo, por mucho, el grupo hispano más grande en Estados Unidos, sin embargo, el crecimiento de migrantes mexicanos es el más lento de todos los grupos. Del 2010 al 2017 el número de mexicanos creció 11%, mientras que el de los venezolanos alcanzó un incremento de 76%, convirtiéndose en el grupo migrante que se ensancha de manera más rápida, de acuerdo con datos publicados por el instituto de investigaciones Pew Research Center.

Pese a que los mexicanos ocupan el primer puesto en población y el cuarto en migrantes con ciudadanía estadounidense, sus condiciones sociales, educativas y económicas son peores en comparación con migrantes provenientes de otros países como Argentina, Panamá, Cuba y Venezuela.

Bajo nivel educativo

Del total de mexicanos que residen en Estados Unidos sólo el 12% estudió una carrera universitaria, este es de los niveles de escolaridad más bajos de todos los grupos de migrantes, sólo por encima de los registrados para Honduras, El Salvador y Guatemala.

El nivel de educación superior de los migrantes mexicanos está significativamente alejado del que registran los venezolanos, que ocupan el primer puesto en este rubro. El 55% de los venezolanos que viven en Estados Unidos tiene un título universitario, enseguida se encuentran los argentinos (43%), los españoles (36%), colombianos (33%) y los peruanos (32 por ciento).

Incluso los migrantes cubanos, nicaragüenses y ecuatorianos tienen mayor población con estudios superiores.

Otro aspecto de rezago social por un factor educativo es el dominio de la lengua inglesa. Los mexicanos son el quinto puesto con mayor población que habla y entiende inglés de manera óptima con 71% del total. Esta situación implica que 29 de cada 100 (el 29% restante) migrantes enfrentan una barrera de integración social, el idioma.

En este rubro, el primer lugar lo ocupan los españoles con 93% de su población con dominio de la lengua inglesa. Enseguida se encuentran los panameños (87%), los puertorriqueños (83%) y los argentinos (74 por ciento).

Baja capacidad económica

De los 15 grupos migratorios hispanos considerados, el ingreso medio de los migrantes mexicanos es el quinto más bajo. Al año los mexicanos en Estados Unidos ingresan en promedio 49,000 dólares, una cifra que sólo supera el ingreso promedio de los hogares puertorriqueños (44,300 dólares), de los guatemaltecos (44,000 dólares), de los dominicanos (43,000 dólares) y de los hondureños (41,000 dólares).

Los argentinos son el grupo migratorio con mejores ingresos, con una diferencia significativamente mayor de las familias mexicanas, sus ingresos anuales promedio ascienden a 68,000 dólares. La generación económica de los argentinos supera casi en 20,000 dólares al año la media de ingresos para los latinos (49,010 dólares).

Siguiendo esta tendencia, con datos procesados por el Pew Research Center, la pobreza afecta más a migrantes mexicanos y centroamericanos que a sudamericanos y españoles. En Estados Unidos el 20% de los mexicanos vive en pobreza, siendo el quinto grupo con más población en esta condición, sólo después de los hondureños (26%), los guatemaltecos (24%), los puertorriqueños (23%) y los dominicanos (22 por ciento).

La proporción de migrantes mexicanos en situación de pobreza supera en 11 puntos porcentuales la cifra para los argentinos (9%), que son el grupo migrante con menos pobres.

Los mexicanos también ocupan la quinta posición en el top de migrantes con mayor población sin cobertura médica. De cada 100 mexicanos en Estados Unidos 20 no están asegurados en instituciones médicas, una cifra mucho más alta que la registrada para los españoles (8 de cada 100), que son el grupo con menos población sin acceso a la salud.

Por otro lado, la mitad de los migrantes mexicanos tiene una casa propia, siendo el sexto grupo migratorio con más población con posibilidad de adquirir un inmueble. Los mexicanos en Estados Unidos se concentran mayoritariamente en las áreas metropolitanas de California y Texas, especialmente en Los Ángeles y Houston.

[email protected]