El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump decidió recortar esta semana los servicios de educación, de recreación y de asistencia legal para los migrantes menores de edad no acompañados que están retenidos en albergues federales, dijo este miércoles el Departamento de Salud en un comunicado.

"Esta semana, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) instruyó a concesionarios que reduzcan o que discontinúen las asignaciones para los menores extranjeros no acompañados, que no estén directamente relacionadas con la protección de la vida y la seguridad", dijo el Departamento de Salud y de Servicios Sociales en un comunicado enviado a la AFP.

Entre las actividades afectadas, el diario The Washington Post afirma que figuran las clases de inglés y el fútbol.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP en inglés) informó este miércoles que en mayo detuvo a más de 144,000 migrantes en su frontera.

Según las autoridades, la mayoría de los migrantes detenidos en mayo eran familias de Guatemala, Honduras y El Salvador.

En lo que va de año, 56,278 menores no acompañados han sido retenidos en la frontera, una cifra que sin embargo no refleja si estos fueron puestos bajo custodia.

El Departamento de Salud explicó en el comunicado que "se requieren de manera urgente recursos adicionales para cumplir con las necesidades humanitarias creadas por este flujo y que ambas son críticas para el bienestar de los niños, para las operaciones de liberación y para aumentar su capacidad".

También recalcó que el gobierno ha alertado al Congreso sobre el crecimiento número de casos y que el Departamento busca obtener un fondo de emergencia para aumentar sus capacidades para cumplir con las necesidades de los menores en custodia.

El congresista demócrata, Adriano Espaillat, lamentó en Twitter que "una vez más #DonaldTrump esté manejando mal sus prioridades y que el enfoque de su administración siga siendo atacar a la juventud migrante cancelándoles las clases de inglés, las actividades físicas y la ayuda legal".

La ORR tiene la potestad legal de entregar cuidados y de tener la custodia de los niños migrantes no acompañados hasta que sean liberados para ser entregados a sus padres o a parientes cercanos mientras sus casos son procesados.

Los funcionarios de la CBP dijeron que el ritmo de llegada de inmigrantes indocumentados, que asciende a 677,000 desde octubre, cuando se inició el actual año fiscal, es el más alto desde 2006.