La situación generada por la pandemia de la Covid–19 en Estados Unidos es grave para la población en general, pero si se dividen en capas, la comunidad de migrantes indocumentados es la más vulnerable, la que está más en riesgo y la que menos servicios y apoyos está teniendo, afirmó Artemio Arreola, coordinador de Asuntos Políticos de la organización de la sociedad civil Fuerza Migrante.

Entrevistado vía telefónica el también director Político de la Coalición para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Illinois, advirtió que la situación de esa comunidad se agravará conforme avance la pandemia y, eventualmente, generará un retorno a México, lo cual ocasionará problemas acá de este lado, si el país no se prepara adecuadamente.

Son personas que no van a tener ayuda “ni de aquí ni de allá”, recalcó.

El dirigente explicó que el gobierno de Estados Unidos dispuso de una fuerte cantidad del presupuesto para enfrentar la emergencia ocasionada por la enfermedad Covid - 19; sin embargo, ni las llamadas “familias mixtas” podrán acceder a esos recursos.

Eso quiere decir que hogares de ciudadanos estadounidenses, pero con padres inmigrantes con situación migratoria irregular, no podrán acceder a esa ayuda.

Arreola aclaró que esa no es la situación que se vive en Chicago, Illinois, donde la ciudad ya aprobó fondos para ayuda, pero, eso no aplica para los suburbios conurbados a la ciudad que pertenecen a otros condados.

A escala estatal, las autoridades analizan de qué forma pueden apoyar a todo aquel que paga impuestos, lo cual, de aprobarse, beneficiaría no solo a los inmigrantes que residen de manera regular, es decir con documentos migratorios en regla, sino aquellos que no los tienen, porque en Estados Unidos todos contribuyen a las arcas públicas, independientemente de su situación migratoria.

Lo malo de esta situación, añadió, es que no se compara la ayuda que viene de las autoridades locales con la que otorga la administración federal.

Migrantes financian seguro de desempleo y no lo pueden usar

El dirigente de Asuntos Políticos de Fuerza Migrante dijo que los migrantes sin documentos en reglas son los más vulnerables, porque generalmente se emplean en el sector de los servicios y, si no salen a trabajar, no tienen ingresos. Por ello se ven obligados a ir a trabajar, aun cuando existen las indicaciones de la autoridad de que se queden en casa durante la emergencia.

Es el caso de las personas que trabajan en los servicios de limpieza, trabajo doméstico, restaurantes construcción incluso en las tiendas. Ellos no pueden hacer home office.

Arreola enfatizó que les va a afectar más porque tienen que salir a buscar trabajo porque a ellos no les van a dar los apoyos del seguro de desempleo, en muchos de sus casos, aunque le quiten de si queche para eso.

En ese tenor hizo un paréntesis para denunciar que es un verdadero negocio para el gobierno de Estados Unidos el hecho de que a los migrantes indocumentados contribuyen al seguro del desempleo, pero, mientras estén sin regularizar su situación migratoria, jamás lo podrán cobrar, cuando lo necesiten. “Le cobran en seguro de desempleo, el Medicare y el Medicaid y nunca se lo van a dar; le cobran el seguro de retiro y cuando se retiren jamás se lo van a dar”.

Además, añadió, son los que envían más dinero a México en forma de remesas, porque ellos son los que tiene el vínculo más grande con el país. “Son los que mandan dinero a la esposa y los hijos”.

El problema, añadió, es que si esas personas llegan a un punto tal que no encuentren la forma de tener ingresos se verán obligados a regresar a sus casas en México y, cuando eso ocurra, seguramente varios irán contagiados.

“Va ser bien difícil y peor para las personas que no tienen documentos y lo que les está diciendo México es ¡quédate allá!, ¡quédate allá!”, mencionó.

El gobierno de López Obrador debe cumplir

Por otra parte, señaló que si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador quiere apoyar a las comunidades de mexicanos migrantes en Estados Unidos lo puede hacer cumpliendo su palabra empeñada en campaña, cuando les prometió que haría de los consulados verdaderas defensorías de los connacionales.

“La única manera de defender a un individuo aquí es con un abogado; un abogado cuesta y lo único que los consulados ofrecen son diagnósticos legales”, añadió.

Las personas que acuden a los consulados, explicó Arreola, lo único que pueden conseguir es un diagnóstico de que es lo que deben hacer para solucionar algún problema legal que tenga, por ejemplo, para arreglar su situación migratoria, pero nada más.

“No ofrecen acompañamiento legal y mucho menos apoyos económicos para pagarle a un abogado que le ayude a solucionar sus problemas o una representación legal. Por eso sirven de poco”, insistió.

[email protected]nomista.mx