El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, indicó que México tiene siete veces menos camas para hospitalización que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

"Una forma que tiene el Seguro Social de medir los esfuerzos que se hacen para la atención y particularmente la atención médica de los derechohabientes es el indicador de camas censables, éste refleja la capacidad de atención y oferta de servicios de salud del IMSS.

"En promedio, los países de la OCDE tienen 4.8 camas por cada 1,000 derechohabientes. En el Instituto se tiene un número de camas censables por derechohabiente 7 veces menor, es decir, de 0.67", dijo Robledo durante su comparecencia en las comisiones unidas de Salud y Seguridad Social este lunes.

El director del IMSS precisó que la cifra de 0.67 camas por cada 1,000 derechohabientes pertenece al 2018 y representó la menor capacidad del instituto desde que se fundó en los años cuarenta.

El funcionario federal puntualizó también que fue a partir del 2003 cuando los servicios que ofrece el IMSS se comenzaron a saturar. 

"Ahí es donde se cruzan los esfuerzos del Instituto con el crecimiento de la derechohabiencia y empieza a ser común la imagen de derechohabientes en pasillos, en salas de espera con personas que ya ahí se están atendiendo en el primer nivel, largas listas de espera para consulta y para cirugía y la saturación que tanto desgasta y lastima a nuestros derechohabientes", mencionó el funcionario.

Ante este panorama, Robledo dijo que para el 2020 se prevé que se inviertan 12,712 millones de pesos "es decir, más del doble del promedio de los dos sexenios anteriores", en materia de infraestructura y equipamiento.

En tanto, que destinarán 3,600 millones de pesos para contratar a 5,177 plazas nuevas de personal médico y 1,736 plazas de personal de enfermería.

kg