México cayó tres posiciones en el ranking global del Índice de Estado de Derecho 2020, que realiza la organización civil World Justice Proyect, con lo cual se colocó en el lugar 104 de una lista de 128 países y jurisdicciones a escala mundial.

El índice mide el desempeño del estado de derecho con base en ocho factores: restricciones a los poderes del gobierno, ausencia de corrupción, gobierno abierto, derechos fundamentales, orden y seguridad, cumplimiento normativo, justicia civil y justicia penal.

Se obtiene mediante encuestas nacionales en más de 139,000 hogares y a 4,000 abogados y expertos de todo el mundo.

El documento señala que, en México, la corrupción, la seguridad y la justicia penal, son aspectos que requieren atención.

Entre las causas que motivaron que el país saliera peor evaluado que el año anterior destaca un deterioro en la percepción del orden y seguridad.

El indicador donde el país sale mejor evaluado es en gobierno abierto. Ahí ocupa el lugar 36 de los 128 países analizados. 

En la posición 26 de 30 a escala regional

Si se analizan los resultados del documento a escala regional, se observa que en la lista de 30 países de América Latina y el Caribe, México está en la posición 26, es decir, sólo están, peor Honduras, Nicaragua, Bolivia y Venezuela y tienen niveles similares al país Guatemala y República Dominicana, aunque lo superan.

A nivel regional,  el país con el mejor desempeño en el Índice en América Latina y el Caribe es Uruguay (22 de 128 países a nivel mundial), seguido de Costa Rica y Chile. Los tres países con los puntajes más bajos en el región son Nicaragua, Bolivia y Venezuela.

En una escala de 0 al 1, donde 1 indica la mayor adherencia al estado de derecho, México obtiene un puntaje de 0.44, a 103 posiciones de Dinamarca que tiene un puntaje de 0.90 con lo cual encabeza la lista y lo coloca como el país donde hay un mejor estado de derecho.

Dinamarca, Noruega y Finlandia encabezaron la clasificación del Índice de Estado de Derecho del WJP en 2020.

En tanto, Venezuela, Camboya y la República Democrática del Congo obtuvieron los puntajes generales más bajos, lo mismo en 2019.

El reporte destaca que este año y por tercer año consecutivo, fueron más los países que disminuyeron que los que mejoraron en el desempeño general del estado de derecho, continuando con un deslizamiento negativo hacia el debilitamiento y estancamiento del estado de derecho en todo el mundo.

La mayoría de los países que muestran un estado de derecho en deterioro en el Índice de 2020, también disminuyeron el año anterior, demostrando una persistente tendencia a la baja. Esto fue particularmente pronunciado al medir las restricciones a los poderes del gobierno.

Los descensos fueron generalizados y se vieron en todos los rincones del mundo. En todas las regiones, la mayoría de los países retrocedió o permaneció sin cambios en su desempeño general.

Los países con la mayor mejora en el estado de derecho fueron Etiopía y Malasia, con aumentos de 5.6% y 5.1%, respectivamente, en su puntuación, impulsados, principalmente por mejoras en las restricciones a los poderes gubernamentales y los derechos fundamentales.

A nivel mundial, las caídas más fuertes ocurrieron en las áreas de Derechos Fundamentales (54 países empeoraron, 29 mejoraron), Límites al Poder Gubernamental (52 empeoraron, 28 mejoraron), y Ausencia de Corrupción (51 empeoraron, 26 mejoraron).

Esta no es una tendencia nueva, los datos del WJP muestran que esta tendencia ha ocurrido durante los últimos cinco años. Específicamente, el factor que evalúa Derechos Fundamentales cayó en 67 países desde 2015.

El factor que mide justicia civil mostró mayores avances durante el último año, ya que 47 países mejoraron, frente a 41 que disminuyeron. Desde 2015, el factor que más ha mejorado es el indicador sobre cumplimiento regulatorio, ya que aumentó en 65 países, mientras que 29 han registrado disminuciones en sus puntajes.

diego.badillo@eleconomista.mx