La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) dio a conocer que durante noviembre se han registrado al menos 123,187 solicitantes de la condición de refugiado en México; cifra que ya se acerca a los 130,000 procesos con lo que la Comar prevé cerrar 2021.    

Andrés Ramírez, titular de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, añadió que los más de 123,000 procesos representan un 75.13% más que el total de solicitantes de la marca histórica del 2019, además de triplicar el número del año pasado.

Durante 2020, un total de 41,059 personas en movilidad solicitaron refugio en México, una reducción de 41.6% en comparación con las más de 70,406 solicitudes registradas en 2019. Mientras que de 2013 a la fecha, más de 294,503 migrantes han buscado asilo en México, de los cuales a sólo 63,290 se les ha reconocido este derecho internacional, es decir, 21% de los procesos.

Las cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados se ven enmarcadas por la incertidumbre a la que se enfrentan actualmente miles de migrantes varados en el estado de Chiapas, ello luego de que en días pasados el INM asevero haber llegado a un acuerdo con líderes  para disolver esta caravana migrante que salió el 18 de noviembre pasado de Tapachula, Chiapas.

Sin embargo, organizaciones sociales han denunciado que ante la desinformación sobre los supuestos trámites por parte del INM, para trasladar a los estados, entre 3,000 y 4,000 personas, para regularizar sus solicitudes de refugio y regularización migratoria, “ha tenido como consecuencia mucha incertidumbre entre las personas ya que la información disponible sobre estos procedimientos es poco clara y confusa”. 

El INM dio a conocer que entre los compromisos que se aceptaron para suspender la caravana, están el trasladado de los migrantes a entidades como Puebla, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Guerrero, Colima, Jalisco y Guanajuato, donde el INM les expedirá una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias.

Sin embargo, el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano (COMDHSM), advirtieron que el llamado de regularización del INM es “discrecional”, pues las personas no saben de quiénes aplican a estos procesos, cuándo les trasladarán, ni a dónde, además de que la desinformación sobre los traslados de los trámites a otros estados generó que las personas decidieran desocupar sus espacios de alojamiento, quedando sin vivienda.  

Aunado a hace unas semanas la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) suspendió la atención en su Centro de Atención a Refugiados, por lo que el cierre de espacios de atención humanitaria exacerba las condiciones precarias de vida en la que se encuentran las personas en espera de la resolución de sus procesos de asilo y regularización migratoria.

kg