Las carencias en los sistemas de seguridad y justicia, aunado a los altos niveles de corrupción, colocaron a México en el lugar 60 de 69 países con mayor impunidad a nivel mundial, indicó el Índice Global de Impunidad (IGI) 2020.

En el informe, elaborado por investigadores de la Universidad de las Américas Puebla, México obtuvo un puntaje de 49.67, sólo por arriba de Tailandia, Honduras, Marruecos, Argelia, Azerbaiyán, Paraguay, Guyana, Nepal y Kirguistán.

En el pasado informe, del 2017, el país ocupó el lugar 66 de 69 países, mientras que en el informe del 2015 se posicionó en el lugar 58 de 59 y aunque presentó una variación de su posición este año, “es resultado de cambios en la posición de otros países, más que de la implementación de acciones efectivas para fortalecer el Estado de derecho, garantizar el acceso a la justicia o proteger los derechos humanos”, resaltó el informe.

El Índice añadió que nuestro país necesita incrementar el número de jueces, lo que ayudaría a mejorar las capacidades de impartición de justicia.

Y es que el IGI del 2020 registró como promedio mundial 17.83 jueces por cada 100,000 habitantes; en comparación, México cuenta con 2.17 jueces por cada 100,000 habitantes, mientras que el país con menor impunidad según el estudio: Eslovenia, registró 42.77 jueces por cada 100,000 habitantes.

En cuanto a la estructura del sistema de seguridad, el Índice muestra que en México hay 347.76 policías por cada 100,000 habitantes, cifra mayor que el promedio de los 69 países. Sin embargo, se advirtió, esto no se traduce en capacidades efectivas de la policía.

El informe refirió que se necesita dotar de mayores presupuestos a los sistemas de seguridad y justicia locales, con el objetivo de aumentar sus capacidades humanas, infraestructura y profesionalización.

maritza.perez@eleconomista.mx