Alto Lucero, Xalapa. La carretera Cardel-Nautla es una vía de dos carriles que por años ha sufrido el desgaste diario del paso de tráilers de carga. Se refleja en sus pronunciados baches rumbo a Poza Rica; esta es una de las rutas de evacuación para los habitantes de los municipios circundantes a la planta nuclear Laguna Verde en caso de una emergencia.

Sobre la carretera y en los poblados más cercanos a este complejo se advierten apenas puntos de encuentro con señalamientos respecto a la dirección de la ruta de evacuación. Vecinos de este lugar coinciden en que, pese a las instrucciones que cada año personal de Laguna Verde les indica, no ha existido una capacitación profunda ni un acercamiento adecuado para contar con una perspectiva real de lo que una emergencia en la planta nuclear podría significarles.

Con calma, hay que cerrar las llaves de gas, tomar los papeles más importantes y dejar la casa poniendo una sábana blanca en la puerta. Y luego, a esperar en los puntos de reunión a que los militares pasen por nosotros , son algunas de las instrucciones que les han dado, según cuenta Magdalena Viveros, habitante del municipio Palma Sola, el cual se encuentra a 6 kilómetros de la Planta. Mas no sabe a dónde se dirigen las flechas ni qué zonas de la Sierra son las seguras. Y es que, a decir de Viveros, nunca sabemos lo que pasa allá .

Desde que Oswaldo Javier Vite, comerciante de 24 años en este mismo municipio, tiene memoria, ha vivido bajo los rumores, mitos o tal vez verdades de esta nucleoeléctrica. Se dice mucho sobre cáncer (que lo provoca la planta nuclear), lo cierto es que no hay pruebas científicas que lo validen, aunque tampoco nos han mostrado lo contrario los que lo niegan .

Cuenta que cada año, gente de Laguna Verde recorre las pequeñas y medianas comunidades que se encuentran en los alrededores. Hablan de qué hacer si hay un accidente en la planta, pero nunca sabemos cómo nos comportaremos... jamás ha habido un simulacro .

La Comisión Federal de Electricidad cuenta con un Plan de Emergencia Radiológico Externo (PERE), en el cual se establecen seis rutas de evacuación: la carretera federal costera 180, la cual llega a Tamaulipas y a Veracruz; las carreteras estatales Palma Sola- El Rubí, Laguna Verde- El Limón y Farallón-Tinajitas. Pero los caminos no permiten un viaje fluido, pues las llantas de los vehículos caen en los huecos. Ello sin contar que en temporada de lluvias los ríos crecen inundando los caminos, en particular los que conectan a los poblados de las montañas.

La gente en una emergencia podría no salir", reclama Claudia Gutiérrez Vivanco, directora Grupo Antinuclear Madres Veracruzanas AC, quien lleva 24 años pidiendo el cese de cualquier actividad nuclear en el país. México carece de una cultura nuclear: no hay educación, no hay cercanía con la población; todo se maneja en secrecía .

Lo cierto es que de dos a tres veces por año, la recarga al núcleo de la planta trae a gente especializada, quienes llenan cuartos de hotel y consumen mercado local; como empleo temporal uno o dos meses por evento a la gente de las localidades. No obstante, la gente de acá quiere que le hablen más del tema, que las autoridades se abran y nos digan la verdad , reclamó Teresa de Jesús González, habitante de Palma Sola.

TEMEN POR CÁNCER

El extrabajador de la Central Laguna Verde y ahora académico del Departamento de Física de la UNAM, Bernardo Salas relata que en el 2010, a través de establos él y un equipo de investigadores de la UNAM lograron llegar al canal de descarga del canal el resultado: presencia de Cesio-137 y Cobalto-60. Recuerda que en marzo del 2006 ya ocurrió un accidente provocado porque la consola de control del reactor 2 no respondía ya que, afirmó, no se le brindaba el mantenimiento adecuado.

[email protected] economista.com.mx