Triunfo histórico el de Andrés Manuel López Obrador como histórico el reconocimiento de la derrota por parte de José Antonio Meade Kuribreña, candidato de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-Nueva Alianza), quien sin estar afiliado al tricolor, cargo durante toda la campaña con el desprestigio de este partido que por segunda vez sale de la Presidencia.

Apenas dos horas de concluida la jornada electoral la plana mayor del PRI fue arribando al Centro Internacional de Prensa del Comité Ejecutivo Nacional. Las sonrisas estuvieron ausentes y sólo cuando entre ellos cruzaban miradas, con una mueca escueta se saludaban como anticipando el anuncio.

“En este momento habré de reconocer que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Él tendrá la responsabilidad de conducir el Poder Ejecutivo y, por el bien de México, le deseo el mayor de los éxitos”, dijo ante los priistas que aplaudieron y reconocieron la honestidad de su candidato frente al resultado adverso.

El resultado era previsible de acuerdo a las encuestas, aún y cuando el mensaje de los estrategas de Meade fue en las últimas semanas de campaña que la “encuestas no votan”. El tono de la derrota era previsible desde que los chalecos rojos tuvieron casi nula presencia en las inmediaciones del CEN del PRI. El hermetismo fue tendencia durante toda la jornada. Nada de militancia asediando el inmueble como anticipando lo desfavorable de estas elecciones.

“Siempre he defendido la ley y las instituciones. Creo en la democracia y en ese marco, con responsabilidad reconozco que las tendencias del voto no nos favorecen, habremos de esperar los resultados finales del Instituto Nacional Electoral”, manifestó Meade, quien sin ser militante a ningún partido decidió competir bajo las siglas del PRI.

Antes fueron arribando los priistas: Vanessa Rubio, incondicional de Meade; Virgilio Andrade, director general de Bansefi; Armando Ríos Piter, quien de “independiente” decidió sumarse a la candidatura de Todos por México; Claudia Ruiz Massieu; Emilio Gamboa; Eruviel Avila; René Moreira....

Juana Cuevas, su esposa, se mantuvo en todo momento a su lado, Aurelio Nuño, coordinador de la campaña y René Juárez, líder del PRI, serios escucharon el mensaje de Meade Kuribreña.

Ahí, frente a la plana mayor del tricolor, el cinco veces secretario de estado con dos administraciones de diferentes partidos, reconoció que “este ha sido, sin duda, el mayor reto de mi vida, uno en el que puse todo mi empeño, convicciones, valores y capacidades y corazón”.

Refirió que hacia adelante “tendremos grandes retos, pero también tenemos grandes oportunidades y habremos de capitalizarlas trabajando en unidad por el México que todos merecemos”.

“Se va a entregar un país con una economía fuerte y sana que lleva 34 trimestres de crecimiento positivo, que ha movilizado y ha traído inversión como nunca antes, que se ha modernizado para dar pie a la más alta generación de empleos en la historia, con finanzas públicas sanas, y que le ha apostado a la educación y le ha ganado terreno a la pobreza extrema”, advirtió.

Meade Kuribreña agradeció al presidente Enrique Peña Nieto la oportunidad de “haber sido parte de esta transformación”y subrayó la necesidad de trabajar por un país sin impunidad, con justicia y seguridad, con salud para la población, mejor educación para los menores y oportunidades para los jóvenes.

“Agradezco a las mujeres y hombres que me acompañaron y me apoyaron en esta contienda electoral, al equipo de campaña. A mi amigo, Aurelio Nuño, gracias por tu incansable trabajo y por dirigir a un gran equipo”, dijo.

Y se destrenzaron los agradecimientos: a René Juárez y al PRI; a Nueva Alianza y Luis Castro; a Carlos Puente y al PVEM, a su esposa, a sus tres hijos...

En un acto reconocible de honestidad, Meade Kuribreña, deseó “mucho éxito al nuevo gobierno, por el bien de nuestro país que merece que se gobierne con responsabilidad”. Luego los vítores, los aplausos, el PRI reconociendo a su candidato que asume la derrota: ¡Pepe, Pepe, Pepe!

René Juárez Cisneros, como anticipando el resultado desde antes, declaró en Chilpancingo, Guerrero, previo a votar, que su partido reconocería cualquier resultado y parece que frente a sí mismo y la ciudadanía así será.

“México es mucho más que un proceso electoral, México nos necesita a todos unidos para avanzar”, subrayó tras reconocer la derrota.

Nuestro partido, aseguró, seguirá siendo siempre un factor de unidad y estabilidad, y nunca de instrumento de división o de discordia; nadie tiene derecho a dividir y a enfrentar a las y los mexicanos. En la democracia se gana y se pierde. Hoy México votó, hoy México decidió.

Juárez Cisneros reconoció la “responsabilidad y congruencia democrática” de José Antonio Meade, quien con “profundo amor a la patria” y anteponiendo el interés de México supo estar a la altura del reto democrático.

“A todas y a todos nuestros candidatos a diferentes cargos, les agradezco su enorme esfuerzo, su entrega y su lealtad a nuestra organización partidaria, en los próximos días convocaré a una profunda reflexión en nuestro partido, donde en un ejercicio de autocrítica madura y responsable analicemos las razones por las que hoy no merecemos el respaldo ciudadano”, dijo.

El líder del PRI refirió que de acuerdo a sus encuestas de salida, de las nueve gubernaturas que se disputaron en esta jornada, se alzaron con la victoria en Yucatán.