La Fiscalía General de la República (FGR) aseguró que ampliará su investigación por el malware Pegasus utilizado presuntamente para el espionaje político, luego de difundirse que el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus familiares también pudieron ser objetivo de seguimiento junto con periodistas, activistas y defensores de derechos humanos. La fiscalía informó que por el momento sólo puede confirmar el espionaje que hacía el excomisionado nacional de seguridad, Manuel Mondragón.  

Mediante un comunicado, la FGR apuntó que al denunciarse nuevos casos de espionaje a personas de un alto perfil en el país, “dicha información se está incorporando a la investigación ya señalada, con objeto de ampliar, en su caso, las investigaciones correspondientes, para lo cual se habrán de desahogar las diligencias de investigación que procedan”.

Refirió que “hasta este momento, la triangulación entre Pegasus, sus operadores y quienes los contrataban, ha quedado debidamente comprobada en un primer caso judicializable” 

Aseguró que ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de los contratos que suscribió el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal de PGR, Tomás Zerón de Lucio, durante la administración anterior, por lo cual ha podido conocer que el malware Pegasus fue adquirido a la empresa KBH Track, administrada por Víctor “R” y cuyo propietario era el ciudadano israelita Uri Emmanuel “A”, quien huyó del país hace más de dos años.

Indicó que la empresa israelí NSO Group, propietaria del software Pegasus, utilizaba a la empresa operadora mexicana KBH Track, de la cual se obtuvo un disco duro “en el que se demuestra plenamente que dicha empresa maquiladora realizaba el espionaje telefónico para diversos solicitantes que aún no se hayan identificados plenamente para efectos judiciales”.

“Lo que sí se puede ya afirmar en forma definitiva es que, en el caso de quien entonces era comisionado Nacional de Seguridad, doctor Manuel Mondragón, su teléfono fue intervenido y grabadas sus conversaciones con funcionarios de las Secretarías de Gobernación y de áreas de Seguridad Nacional, así como con terceras personas”, indicó.

La fiscalía indicó que está a la espera de que varios denunciantes de espionaje puedan aportar sus teléfonos celulares para que, con autorización de un juez de Control, se extraiga la información correspondiente para efectos de judicialización.

Mencionó que ha solicitado a las diversas entidades del gobierno federal que señalen si en sus antecedentes se ha encontrado algún contrato con Pegasus, sin que hasta la fecha se haya tenido respuesta positiva.  

Indicó que realizó una consulta a Citizen Lab de la Universidad de Toronto, y la institución contestó que “no realizó un análisis técnico forense o pericial de los equipos de teléfonos celulares”; que “no tiene evidencia de que una agencia gubernamental mexicana instalara el malware Pegasus en ningún dispositivo”; y, finalmente, que “no hemos analizado equipos de teléfono celular para determinar si algunos intentos de infección fueron exitosos”.  

Indicó que también ha ordenado a todas las dependencias federales y estatales de seguridad que pudieran tener equipos de software para realizar intervención de comunicaciones, que resguarden toda su información relacionada a la contratación del equipo Pegasus y otros semejantes. 

Finalmente, mencionó que en el caso de Tomás Zerón, quien se encuentra en Israel sujeto a un proceso de extracción, hará llegar al gobierno de dicho país la información sobre su relación con este asunto.

jorge.monroy@eleconomista.mx