La violencia en México es un problema de salud pública, por lo que los gobiernos deben garantizar recursos suficientes para la prevención social de la violencia y la delincuencia, opinó Kurt Hermann Heyn Campos, abogado experto el derecho penal.

Kurt Hermann recordó que en el 2013 se creó la Subsecretaría de Prevención Social y Participación Ciudadana, con el Programa Nacional de Prevención del Delito dirigido a municipios de alto riesgo, aunque desde de su creación, la violencia y delincuencia no ha disminuido en nuestro país.

Consideró que la manera más inteligente de hacerle frente a esto es a través de un enfoque preventivo desde la educación social, pues la violencia es un problema de salud pública.

“Los programas y acciones orientadas a reducir factores de riesgo que favorezcan la desaparición de violencia y delincuencia no pueden estar sujetos a negociaciones políticas o coyunturales”, aseguró el experto.

“No se puede pensar y mucho menos actuar en luchar por la violencia y abatir la delincuencia, sin acciones de prevención que permitan la recuperación del tejido social en nuestras localidades”, añadió.

Kurt Hermann señaló que es necesario actual simultáneamente en distintos niveles y múltiples sectores de la sociedad para prevenir actos de violencia, sobre todo entre los más jóvenes.

“Tenemos que atender todo tipo de violencia desde su raíz, prevenir situaciones críticas mediante la implementación de estrategias sociales que coadyuven a generar un cambio en los problemas sociales existentes para evitar que los patrones trasciendan en las poblaciones más jóvenes”, mencionó.

[email protected]