La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, advirtió que los hombres deben saber que la mujer dejó de ser propiedad privada en cualquier relación de pareja.  

“Se acabó la propiedad privada”, sentenció la funcionaria federal al encabezar la presentación del séptimo informe mensual del Grupo Interinstitucional de Estrategias contra las Violencias (GIEV).

Indicó que los niños y mujeres fueron sujetos de derecho y eran objetos de protección, y ahí estaba el concepto de propiedad privada.

“A mí me tocó en la Suprema Corte de Justicia de la Nación cambiar (la ley). La mujer tenía cuando se casaba el débito carnal, esa era una obligación de la mujer, porque era parte de la propiedad de los hombres, hasta que se estableció la auto determinación de la sexualidad de la mujer en el matrimonio y cualquier relación de pareja”, reafirmó.

Asimismo, Sánchez Cordero afirmó que el Estado mexicano no puede violar el domicilio privado de una mujer violentada, por lo que se pronunció en favor de la capacitación de médicos, enfermeras y maestros, ya que con ellos las mujeres pueden llegar a pedir ayuda cuando sufren algún tipo de violencia.

Resaltó que el Estado mexicano debe prevenir las violencias mediante la atención eficiente en los mecanismos institucionales como el número de atención 911.

“Empezar a capacitar a médicos, enfermeras, maestras y maestros de escuelas para ser sensibles a que un niño o una niña, una mujer que esté sufriendo violencia en su casa. Creo que podríamos hacer una campaña sobre la posibilidad de que se tenga ya un anuncio en las Fiscalías o en las Clínicas del IMSS sobre que la violencia no es normal", comentó.

“Y para que en un programa de vacunación (en un hospital o clínica) se atrevan a decir: estoy sufriendo violencia, porque el Estado no puede violar el domicilio privado, no puede violar ni violentar la privacidad de los hogares, seria invasivo, entonces a la primer noticia que tenga el Estado sobre que se está realizando alguna violencia en el hogar, tiene que actuar, pero no puede ir al domicilio violentando la privacidad o la inviolabilidad del Estado privado, pero sí podemos tener una actuación preventiva desde las diversas instancia: la escuela, la clínica de salud, la atención primaria, y podemos tener noticia de que se está violentando a una mujer, a una niña, a un menor, de acuerdo a la primera información que le llegue al Estado. Por eso es tan importante la denuncia, por eso tan importante el 911, la policía, los primeros respondientes, que estén atentos a todas estas violencias”, dijo.

“Tener mesas de justicia, denuncias, 911, todo el aparato del Estado para cualquier noticia que se tenga inmediatamente actuar con todo el peso del Estado, y cuando digo todo el peso es eso, en contra de estos perpetradores de violencias”, añadió.

A mujeres violentadas no se les debe preguntar 

Alicia Leal Puerta, titular del área de Protección Integral para las Mujeres de la Unidad de Apoyo al Sistema de Justicia de la Secretaría de Gobernación, dijo que se pensó que una orden de restricción sería suficiente para que una mujer dejara de ser violentada. Sin embargo, mencionó que se requieren más acciones, como evitar los juicios de valor cuando la mujer acude a denunciar algún tipo de abuso o violencia.

“Pensamos que las fiscalías iban a resolverlo todo, las mujeres estarían bien con una orden de restricción, y tal vez, pero el sistema de justicia no puede funcionar sólo, requiere funcionar de manera interinstitucional y con una visión sistemática,

“Los servicios deben estar disponibles para las mujeres 24/7, eso dice la ley, los servicios deben ser integrales y deben garantizar la protección sin juicios y sin que medie denuncia alguna. No tenemos que preguntarles qué traía vestido, no tenemos que preguntarles dónde estaban y por qué estaban a esa hora en ese lugar, no tenemos por qué preguntarle si estaba borracha o no, tenemos que preguntarles a los hombres por qué siguen abusando, violando y asesinando a las mujeres, a las niñas y a las adultas mayores. Ese es el punto medular”, dijo.  

María Fabiola Alanís Sámano, titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), admitió que Ciudad Juárez, Chihuahua es un lugar emblemático por la dimensión de la violencia que se vive contra las mujeres desde el caso denominado Campo Algodonero.

Admitió el aumento de la violencia hacia las mujeres en aquella ciudad, y se pronunció por la aplicación de la Alerta de Género en aquella ciudad fronteriza.

“Se cumplieron ya los plazos establecidos por el grupo de trabajo de investigación y ahorita ya estaríamos en condiciones de decretar la Alerta de Género”, expuso.

Critica falta de empatía de mujeres que pintaron Palacio Nacional

Durante su exposición, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se refirió a un video que circuló en redes sociales, en el cual se observó a un padre con un hijo desaparecido, que criticó a una mujer por realizar pintas en la fachada histórica de Palacio Nacional.  

“Lo que no se vale es que algunas de ellas manejen el dolor de estas verdaderas víctimas y que promuevan estas protestas cuando en realidad lo único que están es manejando a estas mujeres que efectivamente fueron víctimas de violencia. Yo vi un video que estaba circulando de un enfrentamiento de un padre que había perdido a uno de sus hijos y una de estas mujeres encapuchadas que estaba pintando el Palacio Nacional, y cuando él le dice: yo sí perdí a mi hijo, por qué no te quitas esa máscara, por qué está pintando el Palacio Nacional, y la mujer ni se quitó la máscara, siguió pintando, y le respondió a este padre: yo si traigo el dolor de haber perdido a mi hijo, ¿tú qué dolor traes?”, criticó.

kg