Mientras en lo más alto de la relación entre México y Estados Unidos crece la tensión política generada por el presidente Donald Trump, los presidentes municipales fronterizos hablan de una normalidad cotidiana, pero reconocen que están alertas.

En entrevista, los alcaldes de Ciudad Juárez, Chihuahua, Héctor Armando Cabada Alvídrez y de Nogales, Sonora, Temo Galindo Delgado, mencionaron que mantienen relaciones cordiales con sus pares, con quienes implementan acciones conjuntas para propiciar el desarrollo en esas regiones.

Cabada Alvídrez dijo: El señor Trump quiere generar temor y la realidad es muy distinta; nosotros aquí estamos abriendo la frontera (...) con programas a través de las aduanas para ofrecer mejores condiciones para exportar e importar mercancías a mayor volumen y mucho más rápido y ése es el mensaje que nosotros estamos enviando .

El presidente municipal dijo que prácticamente cada 15 días charla con el alcalde de El Paso, Texas, Oscar Leeser.

Informó que en los próximos días acudirán a Austin a promover la región con industriales y en marzo próximo acudirán juntos a una convención de empresarios en Detroit, para reunirse con inversionistas y potenciales inversionistas en la región.

Se mantiene nivel de deportaciones en Juárez

El alcalde informó que en las últimas semanas no se ha registrado una variación en el número de repatriados desde EU.

De acuerdo con el presidente municipal, durante las últimas semanas no ha habido una variación en el flujo de migrantes en retorno, ni de extranjeros tratando de ingresar a ese país por esta frontera.

Cabada Alvídrez precisó que en Ciudad Juárez hay un albergue con capacidad para atender a 70 migrantes y ha permanecido con un cupo mínimo, por lo cual no vemos ninguna alarma que debiera ponernos en un proyecto o programa especial .

En Nogales hay nerviosismo

Por su parte, el presidente municipal de Nogales, Sonora, Temo Galindo Delgado, dijo que las autoridades locales hacen un llamado a enfocarse en la cooperación.

Mencionó que el problema no es entre ciudadanos: tenemos que trabajar como equipo en los dos los dos lados de la frontera .

Sin embargo, el alcalde dijo que desde el inicio del gobierno del presidente Donald Trump, existe un clima de nerviosismo e incertidumbre en esa orilla del país por parte de inversionistas que tienen capital proveniente de Estados Unidos.

El alcalde hizo un llamado al gobierno federal para que presente una estrategia clara para enfrentar cualquier situación que pudiera presentarse si se incrementa considerablemente el número de deportaciones de mexicanos por esa frontera.

Informó que en Nogales hay dos albergues con capacidad para 200 personas: uno administrado por el Grupo Beta y otro por la organización civil Juan Bosco.

Mencionó que durante la pasada administración federal de EU, en algunas épocas se recibieron aquí hasta 700 migrantes retornados diarios, además de un buen número de centroamericanos que se quedaron vagando aquí porque el gobierno mexicano no sabía cómo regresarlos a su lugar de origen y generaron algunos actos de vandalismo, problemas que ya se presentaron y los estamos viendo en el horizonte .

diego.badillo@eleconomista.mx