El grave problema de inseguridad por el que atraviesa México no se resolverá con la puesta en marcha de la Guardia Nacional, porque utilizar a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública es la misma estrategia de los 12 años anteriores, no hay ninguna diferencia, sostuvo Francisco Rivas.

El director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) explicó que si bien no es claro hasta cuándo los malos resultados en materia de seguridad corresponden a acciones implementadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto y a partir de cuándo a las de Andrés Manuel López Obrador, con lo que está haciendo está administración se prevé un escenario preocupante.

“No puedo asegurar que este gobierno sea responsable de la violencia, pero lo que sí puedo decir es que este gobierno está tomando decisiones o dejando de tomar decisiones que van a acabar generando peores condiciones de violencia. Creo que no van a poder detener la escala de violencia”.

Lamentó que la política de este gobierno sea criticar, descalificar y echar abajo lo que considera no sirve y empezar de cero, en lugar de identificar debilidades y trabajar para corregirlas. En ese sentido, sostuvo que es una lástima que el gobierno apueste sólo por crear una Guardia Nacional para resolver el problema de inseguridad, descuidando a las policías locales, cuando 90% de los delitos es del fuero común.

Me escribía el alcalde de Sonora que les recortaron casi la mitad las aportaciones federales; no es buena noticia en un momento donde deberíamos estar invirtiendo más. Estoy de acuerdo en que no hay demasiadas evidencias que el gasto de seguridad haya logrado transformar a las instituciones, pero qué hacemos, ¿derribamos todo en vez de mejorar las cosas? Los problemas se resuelven, pero no destruyendo las instituciones. Aquí parece que lo que les está resultando más fácil es decir, esto no sirve, entonces lo tiramos a la basura.

En entrevista, planteó que es una mala decisión crear y poner en operación la Guardia Nacional en este momento, sobre todo porque la nueva administración parte de una inadecuada identificación del diagnóstico del problema de seguridad, a pesar de que el presidente de la República recorrió en sus tres campañas presidenciales al menos tres veces el país.

Indicó que pese a que el gobierno y los legisladores de Morena defienden el proyecto de Guardia Nacional, en esencia el uso de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad es la misma estrategia que se usó en los últimos dos sexenios. Por lo cual, consideró, no dará resultados diferentes.

“¿Por qué tiene que ser diferente cuándo todo apunta a que es exactamente lo mismo? Me decía Zoé Robledo que no es lo mismo, bueno, le pregunté, dime en qué difiere, respondió que en el desplazamiento territorial. O sea, rollo. No he encontrado a nadie que me pueda explicar en dónde está la diferencia sustancial. Ahora dicen que ya tenemos marco jurídico, ¿y?, ¿por eso los soldados van a actuar mejor?”.

Para Rivas, el panorama de seguridad pública se torna desolador porque además de la Guardia Nacional, no se cambió la estrategia de persecución de delito, no se ha trabajado en implementar una política de armas ni se ha impulsado el fortalecimiento de la procuración de justicia.

Sobre las leyes secundarias de la Guardia Nacional que se discutirán en el Congreso de la Unión, el experto señaló que quizá ni vale la pena intentar mejorar la estructura de ese cuerpo de seguridad cuando posiblemente no se respetarán.

En un contexto donde primero dicen que la Guardia será civil, luego que será tantito militar, y finalmente resulta una institución absolutamente militar, no sé si vale la pena tratar de mejorar la norma cuando se la van a acabar pasando por el arco del triunfo, cuando van a buscar tecnicismos para justificar por qué lo hacen de una manera y no de otra.

[email protected]