El presidente de la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, Ricardo Ramírez Nieto (PRI), informó el inicio del procedimiento de juicio de desafuero en contra de la diputada federal priísta Bárbara Botello, acusada del delito de peculado por parte de la Fiscalía de Guanajuato, por un monto de 87 millones de pesos.

Los cuatro integrantes de la Sección Instructora sesionaron en privado este jueves para aprobar el inicio del procedimiento. De acuerdo con Ramírez Nieto, se abrirán 10 días hábiles para que tanto la Fiscalía de Guanajuato como la Fiscalía presenten las pruebas que consideren.

“Estamos abriendo el proceso de desafuero a prueba, por el término de 30 días naturales, de los cuales los primeros 10 días serán para que, tanto la Procuraduría de Guanajuato, como la propia defensa o la propia diputada ofrezcan sus pruebas; y los 20 días restantes para el desahogo de las mismas; esa la etapa en la cual ahorita nos encontramos”, explicó.

El diputado Ramírez Nieto dijo que si bien ya pasaron cuatros de que la diputada Bárbara Botello fungió como presidenta municipal de León Guanajuato, el delito del que se le acusa no prescribe.

“Cuando un legislador está en funciones y tiene fuero, se suspenden todos los términos de prescripción de los delitos. Entonces la Procuraduría de Guanajuato está en tiempo para la investigación del delito y, en su momento, para determinar lo que proceda en relación a ese asunto”, expuso.

Alista defensa jurídica

Mediante el despacho Amerena Abogados, la diputada Bárbara Botello llevara a cabo su defensa jurídica para evitar el desafuero.

El expediente de defensa entregado ya a la Sección Instructora argumentar que de la simple lectura” de la solicitud de procedencia que presentó el 16 de octubre pasado la Procuraduría de Justicia de Guanajuato a la Sección Instructora, “no se advierte que el Procurador del Estado hubiese establecido en qué consiste la conducta que se le atribuye a mi defendida tildada de ilícita ni tampoco cuáles son los medios de prueba que supuestamente acreditan”.

“La señora Barbará Botello Santibáñez jamás ha cometido conducta alguna que pudiera ser tipificada como delito y muchos menos el supuesto peculado materia de averiguación previa 101/2015 señalada por el Procurador de Justicia del Estado de Guanajuato en la solicitud de declaración de procedencia que diera inicio al expediente citado al rubro, sino que siempre se ha conducido en apegado a los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficacia que rigen el servicio público”, refiere el documento de defensa.

Cabe destacar que la Procuraduría de Guanajuato acusa a la diputada Botello del delito de peculado por un monto de 87 millones de pesos de recursos federales destinado al gobierno municipal de León.

jmonroy@eleconomista.com.mx