El presidente Andrés Manuel López Obrador incrementó en 4.5 puntos porcentuales el nivel de aceptación ciudadana, de noviembre del 2018 a febrero del 2019, de acuerdo con una encuesta de Consulta Mitofsky para El Economista.

Denominada: “Andrés Manuel López Obrador. Primer trimestre de gobierno”, el ejercicio muestra que López Obrador logró subir de 62.6% la aceptación en noviembre del 2018, cuando aún era presidente electo, a 67.1% de la aprobación presidencial en febrero del 2019, a unos días de cumplirse tres meses de gobierno.

De los últimos presidentes de México, sólo Ernesto Zedillo logró también incrementar su aprobación en el arranque, y de diciembre de 1994 a febrero de 1995 pasó de 32.3% a 42%, no obstante que meses después sufrió un fuerte descenso en su popularidad, destaca Mitofsky.

Los ciudadanos consultados incrementaron su percepción de que la seguridad, la economía y la situación política del país mejoraron. Por ejemplo, en febrero del 2017, 16% consideraba que la seguridad en México mejoraba, cifra que para febrero del 2019 ascendió a 36 por ciento. En la cuestión económica, en los mismos periodos pasó de 18 a 46 por ciento.

Sobre la aprobación de medidas de gobierno, la mejor evaluada es quitar la pensión a los expresidentes, mientras que la reprobada fue la cancelación definitiva del aeropuerto en Texcoco.

En occidente, menor evaluación

El presidente tiene la mayor fortaleza de evaluación en las regiones noreste y centro del país, a diferencia del occidente donde su aprobación es la más baja; esta última zona incluye a estados como Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Aguascalientes, que además de ser zonas electoralmente desfavorables a Morena en el 2018 (excepto Michoacán), también han sido afectadas directamente por el desabasto de gasolina debido al combate al huachicol, o bien por el bloqueo de trenes.