El amparo para efectos, obtenido por el abogado del exsubsecretario de la Defensa Nacional, Tomás Ángeles Dauahare, Ricardo Antonio Sánchez Reyes Retana, obligó a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) a revelar el nombre de un tercer testigo, que vincula al General en retiro con el narcotráfico y también sentó precedente de una serie de anomalías del principio del debido proceso legal.

Al respecto, la PGR interpuso ayer un recurso de impugnación al amparo otorgado al General en retiro, actualmente arraigado, que fue turnado al V Tribunal Colegiado del Primer Circuito, el cual resolverá si es procedente el amparo, modifica o es sobreseído lo que frena por el momento cualquier sanción a ministerios públicos que supuestamente han actuado de forma anómala en este caso.

De acuerdo con la resolución de amparo, entregado por la defensa a los medios, que consta de 10 páginas, la SIEDO tuvo que revelar que además de los testigos protegidos, Jennifer y Mateo, también contribuyó una persona de nombre Iván Reyna Muñoz, quien es, según fuentes federales, Teniente Coronel.

Lo que era el motivo de la defensa del General en retiro, que al fin logró, luego de más de dos meses de litigios con el Agente del Ministerio Público de la Federación especializado en delincuencia organizada de la Procuraduría General de la República, que pese a eso mantenga bajo arraigo a Ángeles Dauahare.

El arraigo del exsubsecretario de la Defensa Nacional concluirá, de acuerdo con su defensa, el próximo 6 de agosto, donde el Agente del Ministerio Público de la Federación está obligado a consignar ante un juez penal federal a otorgar la libertad del exmando castrense capturado en mayo pasado junto con otros dos generales y un Teniente Coronel, acusados de tener nexos con el narcotráfico.

Sin embargo, el amparo 557/2012 otorgado por el Juzgado X de Distrito en Materia Penal ya sentó precedentes que la SIEDO cometió diversas irregularidades en la integración de la averiguación previa desde el inicio y continúa entorpeciendo la debida defensa del General en retiro.

rtorres@eleconomista.com.mx