La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó que “ya la delincuencia está metida” en el robo de los tanques de oxígeno, mientras que el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ricardo Sheffield, dijo que los robos se han cometido en varias partes del país.

Durante la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador quien se recupera de Covid-19, la Secretaría de Gobernación hizo un breve pronunciamiento sobre el desabasto de oxígeno en la Ciudad de México y otras entidades del país: “la delincuencia está metida en los tanques de oxígeno”.

Más tarde, durante la conferencia de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el titular de la Profeco dijo que la secretaria Sánchez Cordero se refería a los robos de cilindros que se han suscitado en distintas partes de México.

Informó que ante esta situación, la Guardia Nacional (GN) se hará cargo de escoltar a los vehículos de las tres empresas que comercializan oxígeno medicinal.

“La semana pasada hubo distintos robos en la República Mexicana de cilindros de oxígeno, e incluso en varios casos fueron detenidos. Ahí es donde podría estimarse que la delincuencia organizada está ahora viendo atractivo robar tanques de oxígeno. Por lo mismo, desde la semana pasada se instalaron operativos con la Guardia Nacional, en donde los traslados de los cilindros de oxígeno se están coordinando directamente con cada una de las empresas", expuso.

Sin embargo, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aclaró que “en la ciudad no se han presentado robos de tanques, no lo tenemos detectado”.

Ricardo Sheffield mencionó que con apoyo de la Policia Cibernética de la GN, y de la red social Facebook, ya fueron dadas de baja 100 páginas de internet que comercializaban tanques de oxígeno de manera fraudulenta, además de que se bajaron 700 perfiles de dicha red social por el mismo motivo.

“Y de los 700 perfiles, de esos 700, aproximadamente 100 son casos que se va a poder avanzar en su judicialización, porque son casos en los que se ha podido determinar con mayor precisión a la persona. Usan muchos perfiles falsos”, refirió.

Alertó a la población que esas páginas alimentar el mercado negro, donde incluso las personas pueden ser sorprendidas comprando, no un tanque de oxígeno, sino industriales para un soplete, o simplemente no les entregan nada.

El titular de la Profeco dijo que ya se estableció una mesa de trabajo con las tres empresas que comercializan tanques de oxígeno (Grupo Infra; Medigas y Air Liquide) para que no haya especulación de precios, acaparamiento y desabasto.

Aseveró que dichas compañías ya están importando volúmenes adicionales de plantas de Estados Unidos, adicional a los que se producen en las 17 plantas de Infra; seis de Medigas y cuatro de Air Liquide.

Expuso que dichas compañías deben privilegiar ahora la producción de oxígeno medicinal frente al industrial, y detalló que la Cofepris debe agilizar los trámites para la importación.

¡Devuelvan los cilindros!

El titular de la Profeco reconoció que por el pico de la pandemia en la Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato y Nuevo León, las personas batallan por encontrar un tanque de oxígeno, e incluso concentradores, por lo que Ricardo Sheffield hizo un llamado a la población que cuente con tanques, para que los devuelva.

“Debemos regresar los cilindros. ¡Por amor a la vida, devuelvan los cilindros! Cuando ya no los utilicen. Aunque lo hubieses comprado. No tengamos tanques de oxígeno guardados en casa como una protección personal. Se ocupan ahorita en el mercado. Devolver un cilindro salva vidas”, sostuvo.

La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo que “se está haciendo todo desde el gobierno para que no haya escasez de taques como de concentradores”.

También hizo un llamado a la población para que devuelvan los tanques, y argumentó que ya hay un operativo conjunto con el IMSS para ofrecer concentradores, oxígeno y atención médica a domicilio a los habitantes de la capital del país que padezcan Covid-19.

jorge.monroy@eleconomista.mx