La Cámara de Diputados dio a conocer que gastó cerca de 3.7 millones de pesos, entre 2020 y 2021, para la compra y colocación de cientos de mamparas de acrílico que dividían cada una de las curules del Pleno de San Lázaro, mismas que ya fueron retiradas debido a su ineficacia contra los riesgos de contagios de coronavirus.

Al argumentar que en todo momento de la pandemia la Cámara de Diputados ha tomado medidas considerando la salud de quienes ahí laboran, el recinto legislativo reconoció que tras una valoración científica llevada a cabo en junio pasado, sobre la eficacia de la instalación de separadores de acrílico entre cada uno de los asientos del pleno de sesiones de la Cámara de Diputados, fue que se determinó que esta medida apuntaba hacia el sentido contrario, incluso a la posibilidad de aumentar los riesgos de contagio de Covid-19.

“De acuerdo a los estudios, en condiciones normales las partículas expulsadas por un individuo se dispersan y son llevadas por las corrientes de aire antes de ser reemplazadas por aire fresco, pero con las mamparas de acrílico el flujo de aire se altera y crea “zonas muertas”, sitios donde las partículas se acumulan”, justificó la Cámara baja.

De este modo, se dijo que por acuerdo de la Junta de Coordinación Política se decidió retirar los acrílicos que separaban las curules, medidas que se adoptó en la LXIV Legislatura; al tiempo que están analizando propuestas para definir la utilización que se le dará al material que costó más de 3.7 millones de pesos. 

Casos de infección

Sobre el tema, la Cámara de Diputados añadió que, del 30 de abril de 2020 al 15 de septiembre de 2021, se reportaron al interior del recinto legislativo 714 casos positivos (115 de diputadas y diputados, y 599 de personal de la Cámara), así como 39 defunciones (una diputada y tres diputados, y 35 de personal de la Cámara).

Mientras que los Servicios Médicos de la Cámara ha hecho un seguimiento puntual de los 714 casos reportados e incluso ha apoyado en la hospitalización de al menos 11 personas (entre ellas tres diputados).

Además, al 31 de agosto pasado, 2,399 personas adscritas a la Cámara de Diputados, de un total de 6 mil 500 (36%), han reportado voluntariamente haber sido vacunadas contra el Covid-19.

Para el retorno paulatino a las actividades presenciales, por acuerdo de la Junta de Coordinación Política se instaló un módulo para la toma de pruebas PCR. A partir del 28 de agosto de 2020 éstas se realizaron cada fin de semana al personal y a diputadas y diputados que ingresan a la Cámara.

maritza.perez@eleconomista.mx