Luego de la aparición pública del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, en un restaurante en la Ciudad de México, y de que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya calificado el hecho como “inmoral”, la Fiscalía General de la República (FGR) aseguró que el exfuncionario “sigue siendo procesado” por los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

Cabe destacar que el 28 y 29 de julio del 2020, un Juez de Control del Reclusorio Norte sujetó a proceso a Lozoya, y le impuso las medidas cautelares de uso de un brazalete electrónico, su firma periódica ante el juzgado y la prohibición de salir del país, retirándole el pasaporte.

En el marco, ante aparición el fin de semana de Lozoya en un lujoso restaurante de la Ciudad de México, la FGR a cargo de Alejandro Gertz Manero presumió que fue gracias a su investigación que Lozoya está bajo proceso penal por los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

“Desde 2017, el escándalo de corrupción internacional más grave que ha habido en América Latina, denominado Odebrecht, se había congelado en la Procuraduría General de la República, sin que hubiera ningún avance; y fue hasta 2019, en que la nueva Fiscalía General de la República investigó el caso, que fue ratificado por Pemex, al igual que el asunto de Agronitrogenados, en los que Emilio “L” era uno de los principales responsables”, argumentó la FGR.

Mediante una tarjeta informativa, la Fiscalía resaltó que Lozoya “sigue siendo procesado y los tiempos que se le han dado para aportar las pruebas terminan en fecha 3 de noviembre, según el acuerdo del Juez de Control del Reclusorio Norte, que lleva el caso”.

La Fiscalía también ofreció una explicación sobre el proceso penal que se le ha seguido al exdirector de Pemex en la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.

En ese sentido, explicó que una vez que obtuvo la judicialización de Lozoya, una filtración lo alertó para que huyera del país, y durante más de un año, la FGR lo buscó juntó con Interpol hasta que fue localizado en España, desde donde fue extraditado el año pasado.  

“En esas circunstancias, el acusado solicitó el criterio de oportunidad que la ley señala (Artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales), para denunciar a sus cómplices y encubridores en ambos casos; y para buscar y aportar todas las pruebas necesarias para su judicialización; presentando, en el asunto Odebrecht, la denuncia correspondiente en fecha 11 de agosto de 2020, habiendo aportado diversas pruebas que se han ido desahogando; lo que permitió judicializar a un primer grupo de legisladores que recibieron sobornos millonarios para votar en favor de las pretensiones de Odebrecht”, dijo.

Finalmente, la FGR dijo que los procesos en contra del acusado y de quienes recibieron los sobornos continuarán con transparencia.

En su conferencia de prensa en Palacio Nacional esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador coincidió con ciudadanos que expresaron su inconformidad en redes sociales por los beneficios legales que tiene el exdirector de Pemex, aún estando bajo proceso penal.  

“Yo creo que es legal, pero es inmoral el que se den estas cosas, es una imprudencia, para decir lo menos, un acto de provocación, porque este señor fue director de Pemex y está como testigo protegido. Le llaman de otra manera, pero eso es una gente que está recibiendo un trato especial porque decidió dar a conocer toda la corrupción que se produjo en el sexenio anterior”, dijo López Obrador.

“Entonces, por eso produce indignación el que esté comiendo en un restaurant de lujo. Aunque legalmente lo puede hacer, se trata de un testigo de actos de corrupción que dañaron a México, porque imagínense que esta reforma que ahora queremos hacer a un lado se aprobó con sobornos, con moches, que se repartieron a los legisladores para que votaran. Una gran inmoralidad”, criticó el primer mandatario.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg