Como en cada periodo electoral, una vez más se pone bajo la lupa la actuación de las autoridades para no influir en el sentido del voto ciudadano y ante la prohibición explícita constitucional de no emitir propaganda personalizada.